martes, mayo 22, 2007

MUCHAS NOCHES COMO ESTA



Lulú nunca se había imaginado que la estancia en ese hotel fuera a ser de lo mas gratificante. Llegada del interior para una convención de fotógrafos en la capital, se encontraba feliz, pues por primera vez su trabajo se expondría en una de las mas famosas galerías de la ciudad. Destacándose por el manejo de las claros- oscuros en sus fotografías , daba un toque de excesiva luminosidad a las sombras de sus tomas y modelos, lo que caracterizaba su trabajo y por lo que había sido elegida para participar en la muestra.
Toda esa actividad previa al montaje de la exposición, las prisas y acomodos del material, la selección del decorado y la preparación de los canapés, había tenido envuelta en el ajetreo propio del evento a lulú , quien para mayor comodidad y porque gustaba de ese estilo al vestir, portaba un traje estilo sastre de color negro, una camisa blanca de un impecable blanco , rematada por una mascada ( pañoleta) en diferentes tonos de verde, la cual hacia resaltar su hermosa mirada esmeralda.... Su cabello negro, en un extraño corte moderno, pero que no desentonaba con su cara y su piel De no mucha estatura, 1.60 cm. Se agenciaba unos centímetros más al usar unas zapatillas de alto tacón, pero que con la costumbre y buen manejo de ese tipo de calzado había logrado una perfección , que parecía que estuviese descalza al caminar. Le gustaba su sutil aroma, no era partidaria de las fragancias escandalosas, pero si gustaba de dejar un estela de rico olor por donde caminara, además de que se ponía una gotas de su fragancia en las muñecas lo que hacía que al saludar a una persona la dejara impregnada de ella.
Así era ella una sensual mujer en toda la extensión de la frase, disfrutaba enormidades con su condición femenina, porque como fotógrafa, parte de su estudio estaba lleno de imágenes de distintas mujeres, estudiaba constantemente la anatomía de las féminas para sacarle el mejor partido a la figura y manejar su técnica blanco y negro, para todo tipo de mujeres, esbeltas o regordetas, niñas o ancianas, en fin...era una apasionada en este tema.
La galería fue llenándose de gente en el transcurrir de la noche, embelesados los asistentes en los manejos de las imágenes por parte de la expositora , lo que la hacia acreedora de muchos halagos y excelentes comentarios de su obra, situaciones que dejaban satisfecha a lulú. Ella sabía que si su obra era aceptada, podría continuar entonces en la capital e instalar su estudio en algún sitio exclusivo y por el éxito que obtenía a la vista de todos , un futuro promisorio era el que se habría delante de ella.
Con excelentes críticas terminó la exposición. Realmente satisfecha quedó al final del evento y decidió por lo mismo irse al bar del hotel en que se hospedaba. Como fotógrafa independiente no tenía que dar cuentas a nadie, ella misma era el manager de su obra así que eso la satisfacía mas. Era partidaria de la independencia y adoraba su libertad. Sentándose en la barra, pidió un martini al cantinero, gran sorpresa se llevó, al ver que quien la atendía era una bella joven de aproximadamente 25 años , portadora de unos excelentes ojos azules, enmarcados por una cabellera rojísima y una piel tan blanca como la nieve...
- "Vaya...." - pensó para sus adentros "Que sorpresas tiene escondidas este hotel... Es preciosa...".
- Buenas noches, aquí tiene su martini.... que lo disfrute - dijo la encantadora muchacha, con una sonrisa que dejó prendada a Lulú. Vaya que si era encantadora, de la misma forma en que fue atendida ella, eran atendidas las demás personas que se acercaban a la barra. Vaya que sabía realizar bien su trabajo la cantinera, dejaba complacidos a todos con su servicio de barman.
Al sentir el peso del cansancio en sus hombros, decidió retirarse , no sin antes pagar el consumo, por lo que se acercó a la caja y pidió su cuenta y allí estaba nuevamente esa mujer que la había dejado prendada de su imagen, situación que no la dejaba articular palabra pues se remitía a admirarla..
- Espero que haya disfrutado su estancia en el bar - dijo la muchacha, en ese momento Lulú solo atinó a decir...
- Si, ha sido muy agradable.
- No la había visto por aquí...¿ tiene ya algún tiempo hospedándose en el hotel?.
La pregunta sorprendió aun mas a lulú, quien un poco mas atenta a la conversación dijo:
- Si, de hecho llegue ayer por la madrugada y he pasado todo el día fuera-
- ¿ Negocios o placer? - preguntó de pronto Martha ( traía su nombre escrito en un gafete que portaba sobre su chaleco y en el cual Lulú no había reparado hasta ese momento). La pregunta saco de base a Lulú :
- ¿Perdón? Dijo.
- Disculpa, creo que no formule bien la pregunta, digo... si estas en la ciudad por asuntos de negocios o de descanso .... ___
- Haaaa, pues, negocios, creo.... y buscando un sitio donde instalarme definitivamente. - contesto lulú , dando paso a la extrañeza por tantas preguntas formuladas hacia ella, por esa mujer que se la hacia cada vez mas interesante.
- Bueno, pues le deseo suerte y ojalá pueda venir alguna otra noche - y sonrió para después dirigirse de nuevo a la barra, a atender a otro cliente.
- "Mmmm, vaya" - pensó lulú, como interpretar ese interés de sus actividades, por parte de la muchacha. "No creo haberle gustado" - sonrió para sí misma "Pero , ella si me ha gustado enormidades a mi, jeje, seria una excelente modelo de estudio, claro que si.... tiene un buen cuerpo y una mirada angelical".
Y fue así como llego a su habitación y solo atino a quitarse el saco y la mascada para caer agotada a la cama y quedar dormida al instante.
Como la galería habría tarde , no tuvo tanta prisa en levantarse, así que mandó pedir el servicio de habitación y solicitó, jugo de naranja y fruta fresca para desayunar. Le gustaba mantener un rígido control de su alimentación , por lo que era poseedora de una excelente figura, no necesitaba ejercitarse mucho para mantenerse, solo cuidaba lo que comía y era suficiente. Al terminar su desayuno ligero, se metió a la ducha y al caer del agua fría fue despertándose aun mas de ese letargo. Las gotas de agua escurrían desde su cabeza hasta los pies mojando cada una de las partes de su bello cuerpo, tomo la esponja de baño y la lleno de jabón para recorrer con ella lenta y deliberadamente sus piernas, y su vientre...quedándose un poco mas de tiempo en su monte de Venus, pues le encantaba enormemente sentir la caricia de la esponja en esa parte , bajando por la entre pierna... Después subió a sus senos, que no eran muy grandes, pero que si eran lo suficientemente apetecibles para mordisquearlos y chuparlos. Eran de un color oscuro que no contrastaba con su piel algo morena, y que por la lenta caricia de sus manos sobre ellos, habían provocado que sus pezones se pusieran duritos y optó por empezar a pellizcarlos...
Al retirarse la espuma de su cuerpo, y con los ojos cerrados, dejó que siguiera corriendo el agua ... con su mano ya sin jabón empezó a tocarse su rajita. Le encantaba sobremanera su reacción ante sus propias caricias, empezando a meter sus dedos por su vagina lo que se facilitaba enormemente por la cantidad de agua y porque se había empezado a lubricar por la acción. Toparon sus dedos con esa dulce protuberancia , botón de placer y empezó a masajearlo con movimientos circulares y a presionarlo cada vez más con su mano derecha, mientras que con la izquierda sujetaba uno de sus pezones y lo apretaba también, recargada sobre la pared del baño. Bajaba cada vez mas la cadera y entre gemidos de placer ...se vino sobre su mano, sintiendo como su vagina se contraía una y otra vez, amenazando no parar nunca, hasta quedarse agotada, pero satisfecha........ Era una delicia hacer esto para Lulú, quien nunca había mantenido una relación sexual con un hombre, ni con ninguna mujer pero que al fotografiar a sus modelos, sobre todo si eran jóvenes, había sentido una que otra vez ese deseo por amarlas y acariciarlas como ella lo hacía consigo misma.
Al final de semejante sesión de sexo personal , fue a secarse y cambiarse para salir a la galería. Optó por un traje sastre color verde olivo, y solo colocó algo de rimel a sus pestañas y brillo en sus labios ,pues realmente no necesitaba de mucho maquillaje para verse hermosa; eso si, no dejo de ponerse su fragancia favorita.... era su amuleto de buena suerte.
Se sorprendió al toparse con Martha en el Lobby del hotel y la cual le saludo efusivamente.
- Hola , ¿ Como está? - le preguntó al momento en que le daba la mano y le saludaba con un beso en la mejilla.
- Bien, muy bien. - dijo sonriendo, sin olvidar su sesión de la ducha. - ¿Es muy temprano para que andes por aquí? , el bar aun no abre... - atinó a decir Lulú , quien ya no se sentía tan azorada con la presencia de la muchacha.
- No, lo que pasa es que los dueños del hotel , me dejan quedarme en una de las habitaciones para empleados y mientras les pago con mi trabajo en el bar, en lo que termino mi carrera. - dijo Martha.
- ¿Y que es lo que estudias?____ inquirió Lulú.
- Diseño gráfico , ya estoy en el ultimo semestre y preparo mi trabajo recepcional. - dijo con una amplia sonrisa y agregó - Tengo una propuesta para trabajar en la compañía de Publi.com , cuando salga de la universidad , así que tendré un ingreso seguro y eso me permitirá adquirir un departamento y dejar el bar y el hotel, aunque no me puedo quejar...hasta ahora estoy muy bien. - continuó hablando.
- Pues felicidades por ello - le dijo Lulú - Estoy segura de que te irá muy bien.
- Estoy segura de ello, tengo mucha confianza , muchas ilusiones y metas por cumplir. - comentó Martha.
- Perfecto- sonrió lulú y dándose cuenta de la hora, se despidió de Martha pues se le hacía tarde para ir a la galería... Cuando había dado unos pasos, nuevamente escuchó la voz de Martha a sus espaldas que le preguntaba :
- Hay una exposición de fotografía, en el centro cultural de la ciudad, ¿Le gustaría verla?. Intuyendo que era su propia muestra fotográfica de lo que Martha hablaba, Lulú se volteó a verla y contestó :
- Claro, tu solo dime cuando.
- Esta noche la tengo libre, así que si usted tiene tiempo, puede ser hoy.
- Por supuesto , pasa a las siete treinta por mi habitación, es la 136 , esta en el tercer piso.
- Segura estoy de que no me perderé, conozco al hotel como la palma de mi mano - dijo con una gran sonrisa Martha , ya que no hacia muy poco el que se hubiese animado a hacer una invitación de este tipo... Aunque abierta en su pensamiento y trato, nunca se había animado a hacer una invitación tan directa y menos a una mujer que apenas conocía y que por cierto, no sabía ni aun su nombre....
Llegada las seis de la tarde. Lulú decidió retirarse al hotel y arreglarse para la cita con Martha. Tuvo precaución de quitar su fotografía de la sala de recepción de la galería, pues no quería que la muchacha se enterara de que era ella la expositora de la muestra, no antes de saber la opinión que Martha hiciera de su trabajo, para que no se sintiera forzada hacer una crítica favorecedora, dada las circunstancias .
A las siete y veinticinco p.m. estaba sonando el timbre de su habitación y al mirar por el ojo de la puerta, pudo darse cuenta de lo bien que se veía Martha y lo comprobó al abrirla. La chica llevaba una minifalda de color negro y una blusa de seda en color azul rey, cuya tela tan suave dejaba a la vista la delicada curva de los senos de la chica y que daba un aire muy juvenil y erótico; justo como a lulú le gustaba que se viera una mujer.
- Te ves hermosa. - dijo sin sorprenderse de su comentario.
- Pues usted no esta nada mal. - le contestó picara la muchacha . Si Lulú no estaba equivocada en su pensamiento , estaba segura de que la chica le coqueteaba y eso la halagaba enormemente, pues sabía que a su edad , 34 años, parecía menor, aunque al parecer no para Martha que desde un principio le habló de usted y pretendía averiguar el porque de tanta " formalidad".
- ¿A donde vamos? - pregunto Lulú, deseando para sus adentros que su idea no fuera equivocada.
- Hay una exposición fotográfica de una artista del interior. Para tener poco tiempo montada, la muestra a tenido excelentes comentarios. Mis compañeros han ido todos a ver la propuesta y hablan maravillas de sus tomas, al parecer maneja una excelente técnica del claro-oscuro y quiero verla por mis propios ojos.
Lulú no cabía en si de orgullo, pero no podía dar muestra de ello, si no Martha sospecharía de ella, por lo menos eso pensaba.
- Pues habrá que verla - dijo Lulú - Para emitir nuestras propias críticas.
Durante el trayecto en taxi del hotel a la galería, Martha depositaba " sin querer" su mano, sobre la pierna de Lulú y mostrándole algunos detalles de la ciudad, se acercaba demasiado a ella para mostrarle algún lugar por el lado de la ventanilla de esta. La verdad que tales actitudes estaban excitando a Lulú quien tampoco perdía oportunidad para voltear a verla y observar sobre todo ese par de piernas que tenia al lado, y subiendo un poco mas la mirada también notaba esos senos invitadores a la succión golosa de su boca. Si ese taxi no llegaba pronto a su destino , todo podría pasar entre ellas.
Al final llegaron a la galería y Lulú dio un profundo suspiro al bajar del auto. Hubiese gustado pasar mas tiempo arriba de el , pero quien sabe si hubiera podido controlarse. Al notar esa reacción Martha preguntó:
- ¿Sucede algo?. - tomándola de la mano. Momento en que sintieron ambas que una corriente eléctrica pasaba por ambos cuerpos. De verdad que si había química entre ellas, tanto que las hormonas de las dos despertaban al mínimo contacto de sus pieles.
- No, solo , respire profundamente. - atinó a decir Lulú ante esa pregunta.
- Pues tu perfume huele muy rico. - dijo en un tono de voz seductor, acompañado de un guiño, que saco de sus casillas a Lulú y por lo que optó caminar rápidamente hacia la entrada, si no, no se podría controlar. Ella nunca había tenido relación con una mujer , pero el llamado del deseo era incontrolable al estar al lado de Martha, sus zonas erógenas clamaban atención y no era el momento....No todavía.
Recorriendo la galería, Lulú cruzaba los dedos por no encontrarse con algún conocido que la delatara. No quería que Martha se diera cuenta de que la artista y creadora de la muestra era ella y por los comentarios que salían de la boca de la muchacha , estaba fascinada con su trabajo. En determinado momento llegó a comentar:
- Me encantaría ser modelo de la artista, mira que bien maneja el concepto, sus fotos son en verdad obras de arte... Vaya que si tendrá futuro Lulú Duran..... Es una excelente artista.
- Si verdad... Es muy buena.. ejemmmm........ Y estoy segura de que serías una excelente modelo, sobre todo de un desnudo... - dijo lulú mirándola a los ojos y luchando con todas su ganas contra ese deseo de besarla.
- ¿ En verdad , lo crees?. - preguntó Martha acercándose un poco mas a ella.
- Claro que si, eres hermosa...
- No mienta, le crecerá la nariz...jajajaja - dijo Martha.
- ¿ Porque insistes en hablarme de usted?... Desde que te conocí ha sido así....
- Por educación....bueno... porque da una imagen de respeto y ......
- Y... ¿por qué más? - dijo Lulú acercándose mas a ella....
- Por.... por.... porque es hermosa.... porque ....porque me gusta... - y dio un resoplido, la verdad nunca se había animado a ser tan directa con otra mujer
- Ahora tu eres la que miente....
- No, porque quisiera hacerlo,... Desde que la vi esa noche en el bar, llamó....
- Llamaste - replicó Lulú.
- Bueno.... llamaste mi atención, por eso busque encontrarme contigo en el lobby del hotel y por eso te invite a la muestra.. .. porque...porque me gustas mucho.... - - bajando la mirada, un poco apenada por su declaración Martha quedó callada.
Por unos instantes ninguna de las dos habló, pero conocedora de la galería, Lulú tomo de la mano a la muchacha y la condijo hasta una pequeña bodega, penetrando en ella la recargó sobre la puerta y volvió a preguntarle:
- ¿En verdad te gusto?-
- Si... demasiado...
Fue la respuesta que dio rienda suelta al deseo de la otra mujer .
- Tu también me encantas chiquilla - y le dio un profundo beso abriendo su boca desde el principio para poder saborear esos labios deliciosos e intentando meter su lengua hasta el fondo, lo que tuvo una rápida respuesta de Martha e iniciar una lucha incansable de lenguas haciendo cada vez mas profundo ese beso... Martha Soltó un poco el abrazo, solo para bajar por el cuello de la fotógrafa y recorrerlo con besitos suaves, hasta la cien, deteniéndose en el lóbulo de la oreja y mordisquearlo lentamente, mientras sus manos vagaban sobre la camisa de la mujer acariciando sus pechos, con una suavidad enloquecedora..
A Lulú que solo, sus manos habían recorrido esas partes , esas caricias la pusieron a mil. Tantas veces había imaginado eso, y ahora que estaba pasando no quería dejar detalle sin sentir. Martha , aunque con menos edad, contaba con mayor experiencia y estaba haciendo justamente lo que a Lulú le gustaba. Pasaba sus manos por la espalda acariciándola desde los hombros hasta el nacimiento de las nalgas, las cuales se pusieron duras al contacto de esas manos expertas, para después volver a los senos y acariciarlos sobre la camisa. Solo los pasos que se escucharon por el corredor y alguien que hablaba, distrajeron a la pareja de tal entrega, por lo que rápidamente se separaron y volvieron a colocar todo en su lugar.... al abrir la puerta, Se encontraron del otro lado a la directora de la Galería quien dijo:
- Lulú por fin te encuentro.... Te buscan desde hace rato los dueños de la galería nacional... quieren que expongas tu obra durante la siguiente temporada, es excelente., ¿ No lo crees?. - y la abrazó efusivamente.. Detalle que no pasó parara nada desapercibido para Martha, quien se había quedado muda de la impresión al saber que Lulú Duran, era nada mas ni nada menos a quien había besado momentos antes...la exitosa fotógrafa del interior.
Al darse la vuelta la mujer que interrumpiera la escena y quien descubriera a Lulú, Martha se le quedó viendo, con una cara de interrogación, que hizo que lulú se ruborizada al grado de sentir ardiendo su cara de vergüenza....
- Porque no me dijiste que tu eras..... que tu eras la artista? - preguntó muy seria Martha.
- Yo... yo, no consideré conveniente decírtelo....
- ¿Pero por qué?.
- Quería saber primeramente tu crítica hacia mis obras., no pensaba engañarte, solo que nunca preguntaste mi nombre..... - contestó tímidamente la fotógrafa descubierta.
- Pues no me parece bien.... debiste de comentármelo.. que tal si critico negativamente tu obra, si te digo que no me gusta.....
- Pero te encantó... tanto como tu me encantas a mi.... por favor ..no te enojes...
- No , no estoy enojada, pero ... tengo que marcharme. - dijo rápidamente Martha.
- ¿Cómo? , no seas así..... No te vayas... Discúlpame.... - suplicó lulú, pero ya para ese momento Martha había empezado a avanzar hacia la puerta y aunque dio pasos largos... Lulú ya no pudo alcanzarla, pues se atravesó en su camino un grupo de admiradores de su obra , quitándole el paso y a quienes tuvo que atender....
Por la noche, se dirigió al bar y al no ver a Martha en su puesto, recordó que la muchacha le había dicho que era su día de descanso, así que preguntándole al portero donde se ubicaban las habitaciones de los empleados, subió hasta el quinto piso, en busca de su amada. El resto de la velada en la galería no había podido apartar de su mente esas caricias tan fogosas que Martha le había prodigado, sus manos quedaron grabadas en su piel y su boca ansiaba mas de sus besos....
Tocó la puerta de la habitación 523, y al asomarse por el ojo de la puerta , Martha pudo percatarse de que era Lulú quien tocaba. Por lo que solo atinó a decirle que no la quería ver y que por favor no la forzara a suplicarle que se fuera. Lulú , para evitar mas molestia en la muchacha, optó por retirarse, no sin antes dejar un bello bouquet's de tres rosas rojas sobre el piso y una tarjetita donde le decía: " Lo siento...."
Al ver que se había retirado, Martha abrió la puerta y reparó en el arreglo floral. Lo levantó y aspiró el suave aroma de las flores y combinado con el, estaba la fragancia de Lulú, y que había dejado en las flores...
Pasaron tres días y Lulú tuvo la suerte de encontrar un buen local en el centro cultural donde podría abrir su estudio, así que con la exposición y el acondicionamiento del lugar llegaba ya muy tarde al hotel y solo se asomaba rápidamente hacia dentro del bar, esperando ver a la mujer que le había robado el sueño. De lejos observaba la bella sonrisa de Martha y la alegre forma de atender a los clientes. No pasaba al interior , para evitar algún contacto que molestara a Martha, pero las ganas de besar de nuevo sus labios ardían constantemente sobre su boca.
Al paso de una semana Lulú ya tenia su estudio fotográfico, como había anhelado siempre. Ese mismo lugar le permitía tener un mini departamento de tres habitaciones, en el segundo piso de la construcción, el cual ya estaba amueblado y facilitó que dejara la estancia en el hotel, acción que no deseaba realizar, pues podía ver por un momento a la linda mujer que no había dejado de colarse en sus pensamientos día y noche. Pero que a fin de cuentas motivó también que lo dejara, para evitar hacerse mas daño. Ni Martha había vuelto a buscarla... Pensó que jamás le perdonaría.
Al paso de las semanas, Lulú consiguió una cartera de clientes lo bastante lucrativa para realizar su trabajo de estudio, aparte de que empezó a preparar su próxima exposición en la galería nacional, por lo que decidió poner un clasificado en el periódico donde se solicitaban modelos.
En un día de tantos en que evaluaba a las personas que llegaron ese día, terminó un poco exhausta y al finalizar con la ultima mujer, se dirigió a la puerta a cerrar las persianas y disponerse a subir a su departamento. Dio con una bolsa de mujer que estaba sobre el asiento de la entrada y preguntándole a la muchacha que salía en ese momento, si era de ella, a lo cual contesto que no y se despidió.... Bueno, fuera de quien fuera ese bolso, vendrían al día siguiente por el, así que cerró persianas, puso llave a la puerta y apagó las luces, fue entonces cuando escucho un ruido que salía del baño del recibidor...
- ¿Quien anda allí? - preguntó con voz segura y firme. - Salga o llamaré a la policía - dijo nuevamente sin demostrar temor en sus palabras.
- Soy yo..... Vengo por lo del anuncio clasificado. - contestó una voz, el cual fue bella melodía para los oídos de Lulú. Frente a ella estaba la mujer que le robaba el sueño. Martha salió del baño, solamente vestida con una bella bata de gasa negra...transparente y un hermoso conjunto de calzón y soutien negro, que hacia destacar las formas de la muchacha....
- Espero que no sea muy tarde. - dijo con sensual voz.
- No.... pasa al estudio ... - atinó a decir lulú quien estaba gratamente sorprendida por la presencia de la muchacha y sobre todo con esas ropas.
En silencio avanzaron por el pasillo y penetrando al estudio le pidió que se colocara al centro del mismo, encendió las lámparas que lo iluminaban y solicitó que se acostara sobre una enorme piel de oso, que había allí.
- ¿Aquí?. - preguntó con melosa voz...
- Si.... y despójate de la bata...
Con una tranquilidad , lejos de sentir, Martha quedó con su espalda frente a la cámara y dejo caer suavemente la bata, la cual retiró de allí con un movimiento suave de su pierna izquierda, acomodando su cabellera, dejo notar un par de nalgas exquisitamente firmes por el ejercicio y una cintura estrecha... Lulú estaba que dejaba la baba por ella, pero antes que todo era una profesional de la lente y no dejaba que sus emociones la vencieran..
- Voltea..... recuéstate sobre la alfombra....- dijo Lulú.
- ¿Así? - volvió a preguntar Martha con una voz aun mas enmelada que la anterior y que derretía en el fondo el ser de Lulú.... De verdad que la hacía sufrir....
- Si, así...ladea tu rostro y deja tu cabellera así como esta.... me gusta - y empezó a dar clic y mas clic a la cámara , dejando correr rollos y mas rollos de película, tomando cada una de las poses de la muchacha, no quería dejar un espacio sin fotografiar, ningún gesto lujurioso que eran los que Martha demostraba, al mover cadenciosamente su cuerpo, sus piernas y sus brazos...al acelerar su vientre y al pasear su lengua por sus labios.... Detalle que ya no tolero más Lulú y poniendo el automático a su cámara, se dirigió hacia la piel de oso y se inclinó sobre la mujer, quien la tomo del cuello y la atrajo hacia si, con una brusquedad que no estaba en ella, pero que la obligaba a acercarse a Lulú....empezándola a besar con una pasión irrefrenable, desabotonando la camisa y retirando el pantalón de la escena para que quedara en igualdad de condiciones....
Sin cruzar ninguna palabra, solo miradas comprometidas en ese momento de pasión y donde desde el fondo se notaban unos deseos incontrolables por amarse. Lulú desabrochó el soutien de Martha liberando ese hermoso par de senos, cuyos pezones ya estaban erectos por la pasión...rápidamente se acercó a uno de ellos y empezó a chupar con la lujuria contenida minutos antes, cosa que hizo estallar en gritos y gemidos a Martha pues la mamada que le estaba dando Lulú, era como ninguna otra había sentido, además de que ella era la culpable de que Lulú reaccionara de esa forma, pues se había dado a desear y Lulú no estaba hecha de madera, para no sentir todo eso por ella... Pasaba su boca de un pecho a otro, sumergiéndose en la unión de estos...para después seguir chupando magistralmente esas tetas preciosas.... Recostándola en la piel, Lulú quitó la tanga de encaje que traía puesta Martha y pudo admirar un pubis completamente depilado...el cual ya se veía lubricado por los jugos vaginales de la muchacha y que se antojaba morder y succionar sin parar...
- Anda... cómemelo.... - pedía Martha.
Y recostada sobre su torso, Lulú hundió su cara entre ese par de piernas invitadoras y degusto por primera vez el sabor de una mujer, tantas veces deseado por ella. A pesar de ser así, fue de una manera muy suave al principio para después elevar la presión de su boca...chupando los labios vaginales...e intentando meter su lengua golosa en la rajita...
- Así...amor... sigue....Me vuelves loca....haaaaa.....- que rico..... Sigue....sigue.... - no cesaba de gemir y gritar, hasta que lulú dio con algo que parecía ser el centro del placer de la vagina de Martha, una pequeña protuberancia colocada arribita de ella y que al chuparlo hizo gritar mas de placer a su compañera... Al notar esta reacción siguió moviendo su lengua en pequeños círculos, hasta que sintió que Martha elevaba sus caderas...para posteriormente sentir como los jugos vaginales salían sin control del interior y comenzó a absorberlos saciando una sed de pasión.
El orgasmo de Martha duro bastante tiempo. Su cuerpo transpiraba grandes cantidades de sudor, debido a la maratónica mamada que le habían dado y a las luces de las lámparas del estudio. La cámara terminó el rollo de película pero lulú sabia que habían quedado bastantes tomas del momento grabadas en ella.
Al tratar de incorporarse , se sintió jalada por la manos de Martha, quien le dijo...
- No te vayas.
- Solamente me acomodaré, mejor... como imaginas que voy a separarme de ti...
Y así fue como incorporándose poco a poco.... fue a caer sobre el pecho de Martha y su cabeza subía y bajaba al compás de la respiración que poco a poco retornaba a la calma.
- ¿Sabes que eres una excelente amante? - escucho la voz dulce de su amada y cerrando sus ojos... Lulú no hizo mas que sonreír satisfecha. Que tal si Martha supiera que era la primera vez que le hacía el amor a una mujer. Que era la primera vez que ponía en practica todas esas fantasías sexuales que revoloteaban su mente cuando no tenía mas que hacer.. y aun desarrollando cosas importantes. Ese comentario la llenaba de profunda satisfacción a la fotógrafa. Vaya que había salido buena para mas cosas aparte de la fotografía.
Martha volteo su rostro hacia Lulú y depositó un suave beso en su frente...a lo que ella preguntó:
- ¿Quieres ser mi mujer?... te ofrezco todo lo que tengo... todo lo que soy... Solo para ti.
Sabia que esa pregunta no era descabellada. Lulú en verdad deseaba que fuera una compañera para siempre. No era partidaria de los encuentros ocasionales, así que no deseaba que ese momento fuera eso... y que después se perdiera.
- ¿En verdad lo deseas?.
- No me contestes con otra pregunta, solo di si o no. Desde que te vi en el bar, desee estar contigo por siempre. Si no te dije lo de la muestra fue por...
- Sshhhhh,___ calló las palabras de Lulú poniendo un dedo sobre sus labios. - Eso, no me importa ya... Yo también deseo estar contigo. No he podido dejar de pensar en ti.
Levantando un poco mas su rostro se acerco a besar nuevamente a Lulú y abrió su boca para saborear de nuevo sus labios. Intentó meter su lengua y provocó que abriera sus labios para que penetrara en ella. Recostándose sobre su espalda. Lulú sintió el peso de Martha en su cuerpo, y sentía como sus piernas se separaban al contacto de la rodilla de la otra. Empezó a sentir el roce del muslo sobre su vagina... y como empezaba ésta a dejar fluir sus sensuales líquidos provocados por la lenta masturbación de su compañera. La mente y el cuerpo de lulú comenzaron a prepararse para lo que vendría. ¿Sería como ella siempre había imaginado?, temía no poder responder a ese momento , aunque lo deseara de corazón.
Mientras ella cavilaba sobre esas ideas. Martha empezó a recorrer su cuello con pequeños besos y mordisquitos a lo largo del cuello, sujetando las manos de su compañera por arriba de su cabeza , siguió bajando poco a poco por su pecho y quito el soutien que aun no había sido removido. Se encontró con un par de tetas , que aunque no muy grandes serían un excelente manjar para esa boca experta. Poco a poco fue sintiendo la lengua de Martha pasearse por sus pezones adquiriendo una erección instantánea lo que la hizo sonreír seductoramente , y que encendió mas la libido de Lulú.
Bajo sus manos, apoyándolas a los costados de Lulú , sin dejar de mover su muslo en la vagina de su amante, la cantidad de jugos que salía era extraordinaria y si seguía así, no tardaría mucho en explotar el primer orgasmo en el interior de Lulú, a quien faltaba poco pues las caderas subían y bajaban con extraordinaria rapidez y sus gemidos iban en aumento cada vez .... hasta que por fin..sintió como Lulú se venía en medio de un espasmo de sollozo que asustó a Martha.. y bajando rápidamente de su cuerpo le preguntó:
- ¿Que te pasa amor? ...¿ Te he lastimado?.... ¿ No te gusta?...
- Como dices eso mi vida... Lo que pasa es que...aun no te he dicho otra cosa...
- ¿Perdón? ... ¿ Como es eso?...
- No pienses nada malo... solo debo decirte que es la primera vez que hago el amor real con otra mujer?.
- ¿ En serio?.... ¿ A tu edad? ....
- Si, a mi edad y no te burles....
- No, chiquita como crees, que me burlo... Solo que me sorprendes.
- Pues aunque no lo creas...en mi imaginación lo he hecho con infinidad de mujeres, pero en la vida real...nada de nada...
- Vaya pues me siento realmente afortunadamente de haya sido yo la primera experiencia de tu vida... es algo muy importante para mi... de verdad.... Solo espero no haberte defraudado.
- No, para nada , ha sido mucho mejor que mis sueños húmedos..jejeje... a sido maravilloso
- Y esto no es nada - replicó Martha - Aun te quedan muchas cosas por sentir....
- ¿Sí?;. ¿Cómo qué? - dijo esbozando una sonrisa Lulú.....
- Como esto.... - y Martha se coloco en forma invertida sobre el cuerpo de Lulú - Haremos un 69... ¿Te parece?.
Pero lulú no tuvo tiempo de responder, pues sintió como la lengua de Martha se escurría por entre sus piernas hasta llegar a su vagina... y la visión que tenía enfrente aun era más apetecible... La raja de Martha estaba tan cerca de su cara que solo se limitó a elevar un poco su cabeza para apoderarse de esos labios vaginales que se le ofrecían y que ella empezó a lamer gustosamente.
Perdida entre el placer de dar y recibir, Lulú sintió nuevamente que un orgasmo amenazaba con estallar, por lo que apuro el mete y saca de su lengua en la vagina de su amada y se animó a meter dos dedos en el hoyito de esta... sintió como al mismo momento en que se venia ...lo hacía también su compañera por la cantidad de contracciones que apresaron a sus dedos mientras ella se corría.... Que delicia era ese momento... que sensible y de que belleza y entrega esta rodeado el amor entre mujeres.... Vaya que había perdido bastante tiempo, pero se sentía contenta de que su primera vez fuera con la mujer que amaba. No podía ser mejor y si así era la entrega de dos mujeres que se aman... Lulú deseaba al lado de Martha.... Muchas noches como esta.

Autora: Lalita - San

4 comentarios:

Anita dijo...

Me encanto el relato, es la primera vez que encuentro esta pagina, y sera de mis favoritas, muchos saludos

Anita

Aleunam dijo...

Buen relato. Casi sensacional.
Me atrapó la forma de sentir de ambas. La entrega de las sugerencias, sensasiones, sentidos.
Aunque leí varias historias como ésta, cada una tiene una identidad particular, y esta capta mucha de la sensualidad que tenemos dentro, aunque creo que pretende demasiado del "status" de belleza femenino. Fuera de eso, un buen relato. GRACIAS!
Suerte

Anónimo dijo...

super chida la historia Y recuerden
"El amor es como el orgasmo se siente perfectamente pero nadie puede describirlo con palabras"

Anónimo dijo...

Wow Q HISTORIAQ MAS BONITHA ES UN MUY BUEN RELATO ME ENCANTO ;)