viernes, mayo 18, 2007

LA ESTACION DE SERVICIO

http://www.tattoochile.cl/Tattoo%20Girls/Fotos/macarena3.jpg
Macarena detuvo el auto en la estación de servicio para cargar nafta, cansada y aburrida de un largo día de problemas por resolver en la oficina. Encendio un cigarrilo mientras esperaba su turno. Se sorprendio al ver que era una chica quién venía a atenderla....es decir, ya había visto chicas trabajando en estaciones de servicio, pero no en esa que era a la que solía acudir siempre, dado que era la única que estaba abierta mas allá de las 20 hrs, que era su hora habitual de regeso a casa.
- ¿Sí?.
- Lleno por favor.
Distraída la siguió con la mirada mientras la chica puso a cargar el tanque, luego tomó el pequeño lampazo para limpiar el vidrio de su auto. Por unos segundos sus miradas se cruzaron y se percató que tenía unos hermosos ojos verdes. Sintio curiosidad por saber como sería su cabello, ya que lo llevaba dentro de la gorra gris que formaba parte del uniforme de la estación. Rapidamente la chica limpio su parabrisas, llenó el tanque y le diijo el importe. La vio alejarse a buscar el cambio, y notó que aún con ese pantalón masculino y de feo color gris sucio, la cola de la muchacha era firme y redondita. Se llamó a sí misma vieja verde cuando salío de la estación y siguió hasta su apartamento, deseando llegar para acostarse. Esos días no había parado un minuto, con la presentación de la campaña para la línea de electrdomésticos GAFA...era fascinante trabajar en publicidad, pero agotador también .
Durante ese mes siguió viendo a la chica de la estación...solo que no de forma tan distraída como el primer día. Comenzó a fijarse en ella, se adivinaba una linda figura debajo de la camisa roja y el pantalón gris que formaban parte del uniforme de la estación...y se le formaban dos hoyuelos pícaros cuando sonreía por algo. Debía tener unos 25 años calculaba Macarena...y una voz muy linda. Llevaba mucho tiempo sin fijarse en una mujer, tan atareada estaba con el trabajo...que había relegado el costado amoroso de su vida. Esa nochecita, mientras Rosana, así se llamaba la muchacha (había oído a unos de sus compañeros cuando le llamaba), limpiaba su parabrisas se dijo que de verdad le gustaba.
Como si leyera su pensamiento Rosana se quedó unos segundos mas de lo necesario limpiando su parabrisas...viéndola...Macarena podía jurar que estaba solo viéndola. Mas se sorprendió cuando Rosana le guiñó un ojo....casi pegó un respingo. Notó que una sonrisa traviesa aleteaba en el rostro de Rosana y se dijo que se veía mas linda que nunca. Se puso nerviosa y tomó un billete de denominación demasiado alta para pagar la nafta. Rosana le devolvió el cambio en un rollito y se alejó a atender otro auto.
Macarena guardó el dinero sin fijarse mucho más. Cuando llegó a casa no pudo con su obsesión de guardar los billetes ordenados y por denominación en su billetera...y encontró el papel blanco con el número de teléfono anotado. Lo miró, incrédula...vaya carota estaba resultando esa Rosana...o ella a sus treinta y cinco años había perdido el tren sobre como ligar con una chica.
Tomó el teléfono y discó el número. Reconoció de inmediato la voz de Rosana.
- Hola
- Hola...sé que sonará extraño....pero soy la dueña del Corsa azul....
- Ajá.
Se envaróun poco...Rosana no mostraba señal de esperar la llamada...quizás se había equivocado al poner el papel en su cambio...se alivio un poco al notar la leve risita al otro lado del tubo, y la Macarena conquistadora surgió. Puso su mejor voz seductora y susurrante para decir:
- ¿Quisieras salir a tomar un copa?. Es sábado en la noche...y mañana no trabajas.
- De acuerdo...¿pasas por mí?.
No cabía dudas que esta Rosana era una carota de cuidado...pero a Macarena le gustó que fuera así. Era lo opuesto a lo que ella solía ser en su vida, precavida, cuidadosa y meticulosa...le gustó.
- Bien...dejame anotar la dirección.
Tardó una hora en arreglarse...hacía mucho que no tenía una...¿cita?. ¿Era eso una cita?. Bueno, podía decirse que sí...eligió una falda negra a media pierna, un sweater verde - azulado ajustado que se pegaba sobre sus senos, destacándolos, cepilló cuidadosamente su cabello rojizo y puso un poco de rimel para profundizar la mirada de sus ojos negros. Dio una vuelta frente al espejo antes de salir y se dijo que se veía bien.
Cuando detuvo el Corsa frente a la dirección que Rosana había indicado vio que era una Escuela de Teatro...vaya, mas sorpresas...con razón Rosana era tan desenvuelta. Y se veía hermosa con esa falda azul cortísima, la blusa blanca ajustada y los zapatos negros de tacón...y al fin vió su cabello, largo y color miel, cayendo lacio en marcando su rostro, que sin el gorro gris se veía esplendido. Con soltura Rosana se sentó a su lado y sonriendo de oreja a oreja le dijo:
- Pensé que no llamarías.
- ¿Por qué?.
- No sé...era muy loco darte el número así...espero no haberme equivocado.
- Depende...de lo que busques - respondió Macarena con una seriedad que estaba lejos de sentir, ya que el desparpajo total de Rosana le estaban causando mucha gracia. Le causó aún mas gracia ver el azoro en el rostro de Rosana...y el color rojo subiendo a sus mejillas. No creía que aún hubiera mujeres capaces de sonrojarse.
- Ups....¿será que me equivoqué?.
- Pues no sé....- respondió Macarena, jugando a la desentendida. Detuvo el auto frente al restaurante donde pensaba invitar a Rosana y se volvió. Se quedaron viendo fijo a los ojos....Rosana aún sonrojada, o más aún...Macarena con una increíble serenidad. Sostuvo la mirada por unos segundos - Creo que tú piensas que a mí me gustan las chicas....
Rosana asintió ligeramente. Sentía el corazón en la garganta, pues era la primera vez que había intentado algo tan frontal para atraer la atención de una mujer...había puesto el papel con su número telefónico dentro del cambio porque estaba harta de esperar a que Macarena le dijese algo...y prefería recibir un «no gracias, te has equivocado» por respuesta que verla todas las semanas y no intentarlo. Ahora quería que la tierra la tragase si es que había malinterpretado las miradas de Macarena y era que no le gustaban las chicas.
- Pues sabes qué...te has equivocado, no me gustan....
Rosana sintió que se le venía el mundo abajo...no siempre era así de atrevida y carota como se había comportado con Macarena...generalmente siempre esperaba a que la otra persona diera el primer paso...pero no quiso esperar con Macarena. Bajó la cabeza, sintiendo que se le ponían rojas hasta las orejas. Macarena estiró la mano y le obligó a levantar la barbilla con suavidad, mientras acercaba su rostro.
- Me encantan las mujeres en general...y vos en particular me tenes fascinada desde el primer día en que te ví.
- Qué mala sos....casi me matas de un susto....- respondió Rosana, acariciando la nariz de Macarena con la punta de los dedos. Se rieron, mirándose a los ojos, descubriéndose nuevamente en otro plan...atrayendose. Macarena se puso un poco nerviosa y dijo:
- Vamos a cenar...
- Bien.
Durante la cena conversaron de miles de cosas. Macarena supo que Rosana trabajaba en la estación de servicio para solventar sus estudios de teatro, que ya había intervenido en algunas obras y que esperaba poder convertirse en una actriz aceptable algún día. Rosana supo el porque Macarena siempre lucía tan seria, debido a las mil y una cosas que llevaba en su cabeza. Sin embargo Rosana adivinaba un costado sensual en esa mujer tan seria...y quería descubrirlo.
- ¿Y siempre has sido tan loca para tratar de atraer la atención de alguien?.
- No...a decir verdad...siempre esperaba a que se acercaran a mí...por pánico al rechazo.
- ¿Y que pasó conmigo?.
- Pues...me atraías demasiado para esperar....y solo te veía si ibas a la estación...así que lo pensé bien y me dije que me arrepentería toda la vida si no lo intentaba.
- Hmmm...espero no desilusionarte.
- No lo creo.
Terminaron la cena y el mozo vino a ofrecerles café. Macarena hizo un gesto negativo y le dijo en voz baja a Rosana:
- El café mejor lo tomamos en casa.
No solía llevar a una persona que apenas conocía a su casa...sin embargo, esa noche quería hacer cosas locas, y sobre todo...quería llevarse a esa mujer a su casa. Hacía mucho tiempo que no tocaba a nadie, ni que alguien la mirara con la expresión arrobada con que Rosana la miraba. Rosana asintió y el corazón le dio un salto en el pecho. Pagó la cuenta que trajo el mozo. Quince minutos después estaban entrando en el apartamento de Macarena, que tenía un estilo despojado, no por falta de dinero para amueblar sino por falta de tiempo para ir a elegir las cosas. En el living solo había un sofá de tres cuerpos, una mecedora y una mesa de centro amplia. En las paredes algunos posters de películas antiguas, y un equipo de audio en el piso. Rosana recorrió la habitación curiosa, mientras Macarena fue a la cocina a preparar el café, no sin antes encender dos de los inciensos que siempre tenía distribuidos estrategicamente en el apartamento.
- ¿Puedo poner música? - preguntó Rosana desde la sala.
- Claro.
Rosana encendió el equipo y escogió uno de los discos de Macarena del estante, una selección de baladas en inglés. La música y el incienso se le antojaron muy sensuales a Macarena cuando regresó con la bandeja con los dos cafés. Se sentaron en el sofá...exageradamente cerca la una de la otra.
- ¿Azúcar?.
- Sí...dos cucharadas - respondio Rosana. Macarena puso el azúcar en la taza y se la iba a alcanzar a Rosana, cuando esta hizo un movimiento imprevisto con la mano, que resultó en que el café se derramara sobre su blusa blanca. Se quedaron ambas mudas, y Macarena reaccionó diciendo:
- Quitate ya la blusa, que la meto con algo de agua para que no se manche.
- Pero...
- Yo te presto algo para ponerte, no te preocupes.
Rosana se quitó la blusa, que Macarena llevó al baño y puso en la pileta de pie con algo de jabón quitamanchas. Cuando regresó al living tuvo que reconocer que Rosana se veía preciosa con su soutien blanco de encaje, la falda subida hasta casi el límite con la ingle y el cabello cayendo a ambos lados de su cabeza...se quedó de pie, mirándola...sintiendo unos locos deseos de besarla. Rosana levantó la vista y adivinó sus intenciones en la mirada. Se puso de pie y caminó hacia ella lentamente, exhibiendose, para sentir esa mirada ardiente sobre su piel.
- ¿Te gusto?.
- ¿Tú qué crees?.
- ¿Siempre respondes a una pregunta con otra?.
- Depende....de la pregunta...
- A ver que respondes a esto - dijo Rosana, pasando los brazos detrás del cuerpo de Macarena, atrapandola, pasandole el calor de su cuerpo. Macarena entreabrio los labios para suspirar, pero no pudo, porque Rosana comenzó a besarla suave y candenciosamente, encendiendo fuego dentro de ella. Y no podía hacer nada porque Rosana tenía sus brazos atrapados...así que se dejó besar, jugando con la lengua de Rosana, sintiendose casi mareada por el gusto de tenerla.
- ¿Te gusto?...- murmuró Rosana al oído de Macarena, antes de recorrer todo el lobulo con su lengua y llenarle el cuello con ligeros besitos.
- Me estás volviendo loca....
- Eso es lo que pretendo...volverte loca...desde que te vi por primera vez me preguntaba como sería estar contigo...si serías tan seria y concentrada para todas las cosas - murmuraba Rosana a su oído, alternando el comentario con besos a lo largo del cuello. Soltó un poco los brazo y Macarena atrapó a Rosana por la cintura, apretandola contra su cuerpo. Sentía los pezones duros de la muchacha contra sus propios senos, que también apuntaban desafiantes hacia el frente aún cubiertos por el sweater.
- ¿Y si te defraudo?.
- Demuestrame que me defraudas...o que no lo haces....- respondió Rosana, con la boca rozando los labios de Macarena antes de besarla nuevamente de ese modo que puso a Macarena fuera de control. Desabrochó el soutien de la muchacha para tirarlo a un lado, luego desprendió la pollera que cayó al suelo, quedando Rosana solo con la bombacha blanca y los zapatos de tacón...se veía algo cómica, pero hermosísima...los pequeños senos se erguían con los pezones duros, las piernas eran delgadas y larguísimas, la cintura estrecha y las caderas amplias...le gustaba mucho ese cuerpo. Macarena hundio la cara en los senos de Rosana, para olerla, recorrió con su lengua los pezones erectos, provocando que aún se pusieran mas erectos. Rosana se puso aún mas excitada que Macarena con este simple gesto, le encantó sentir la cara de ella entre sus senos....quería que esa mujer la poseyera cuanto antes.
- Te deseo...
- También yo...vamos - dijo Macarena, urgida por sentir por completo la piel de Rosana junto a la suya. La tomó de la mano y se la llevó al dormitorio. Ahí la sentó en la cama y le quito los zapatos, comenzando a besar desde la punta de los dedos de los pies hacia arriba, pasando por los muslos, hasta la cara interna de los mismos, muy cerca del sexo, sintiendo el calor que se desprendía de esa zona...y el particular olor a mujer excitada de Rosana. Rosana jugueteaba con el cabello de Macarena mientras esta se aplicaba a su tarea de recorrer su cuerpo con besos...ahora estaba en el vientre, subiendo hasta los senos, que atrapó con su boca, mamandolos con una suavidad que parecía impropia para alguien tan seria. Rosana tomó la parte de abajo del sweater y dio un suave tirón que dio pauta a Macarena de sus intenciones...se incorporó un poco para que Macarena librase su cuerpo de la prisión del sweater y de inmediato el soutien negro voló detrás, quedando los senos de Macarena justo a la altura de la boca de Rosana, que los atrapó para chuparlos como desesperada. Pocas veces se había sentido tan excitada estando en la cama con alguien...mientras chupaba los senos de Macarena, teniendo los ojos cerrados porque no quería sentir otra cosa que el olor del cuerpo de su amante, sus manos desprendieron la pollera..no quería nada entre ellas. Macarena decidió ayudarla, y rápidamente se quitó la pollera y la bombacha, quedando tan desnuda como Rosana. Rosana boca arriba, disfrutando del espectaculo del cuerpo de Macarena, recorriendola con sus manos desde los senos bajando por el vientre y jugueteando con los escasos vellos del Monte de Venus, sintiendo en sus piernas el calor que emanaba de la vagina de Macarena, que también se estaba recreando viéndola. Macarena bajó el cuerpo y se fundieron en un beso apasionado, una guerra de lenguas, mientras las manos de ambas se afanaban en el cuerpo de la otra, reconociendo cada rincón, sin dejar ni un solo centímetro de piel sin tocar.
- No aguanto más - murmuró Rosana, que se movía debajo de Macarena, haciendo que esta se volviera loca. Macarena no se hizo esperar, rápidamente bajó para colocar su cabeza entre las piernas de Rosana y atrapar el clítoris hinchado de la muchacha con su boca, chupandolo, y trabajando con la lengua dentro de la vagina mojada, emborrachandose con la mezcla de aromas que emanaba del cuerpo joven de Rosana, ahora totalmente a su merced...elevó la mirada y la cara que Rosana tenía la volvió loca...apuró el trabajo de lengua y chupado, hasta que el orgasmo le llegó a Rosana en forma violenta, quitándole el aliento. Se quedó con la cabeza echada hacia atrás y los ojos cerrados, mientras sentía como Macarena subía lamiendo su vientre hasta llegar a su cuello, con el cuerpo pegado al suyo, moviendose....invitandola a seguir con el juego amoroso.
- ¿Te cansaste? - preguntó Macarena...Rosana continuo con los ojos cerrados, pero deslizó la mano entre su cuerpo y el de Macarena para juguetear con sus dedos sobre el clítoris hinchado de su compañera sexual, que dio un suspiro al sentir ese jugueteo incitante...comenzó a presionar con su cuerpo sobre la mano de Rosana, que por la forma en que la estaba masturbando se notaba que no era novata en estas lides. Ritmicamente Rosana movía sus dedos arriba y hacia abajo sobre el clítoris de Macarena, presionando y soltando para volver a presionar mientras restregaba...Macarena empezó a suspirar ruidosamente, sintiendo que su vagina se incendiaba...apretando el cuerpo contra el de Rosana para sentirla trabajando allá abajo...
- Ya..no seas cruel - murmuró entre suspiros, justo antes que Rosana metiera tres dedos de un golpe dentro de la vagina mas que lubricada por la abundante cantidad de espesos líquidos que desprendía. Macarena pego un gritito por el placer que le provoco ser penetrada de ese modo, y comenzó a balancearse sobre los dedos que tenía firmemente metidos dentro, y que Rosana parecía querer introducir aún mas porque los iba empujando hacia dentro a un ritmo que ponían totalmente caliente a Macarena...que no tardó mucho en tener un orgasmo que le hizo sentir como las paredes de su vagina se movían como posesas. Se dejó caer sobre el cuerpo de Rosana, agotada totalmente...dejó que la muchacha retirara su mano, porque no quería moverse, sino disfrutar del descansar sobre ese cuerpo que tanto la había hecho gozar. Durante unos largos minutos ninguna de las dos habló, hasta que Rosana dijo.
- No estoy para nada defraudada....
- ¿De verdad que no?.
- ¿Otra vez me respondes con una pregunta?.
- Es que si estas defraudada....puedo hacerte cambiar de opinión - respondió Macarena, comenzando a besar el cuello de Rosana...aún tenía toda la noche para lograr que Rosana no se arrepintiera de haber dado el primer paso para propiciar ese encuentro....

1 comentario:

Relatos dijo...

A quién corresponda: he intentado comunicarme con ustedes por el e-mail que aparece en este blog sin obtener respuesta.
Mi nombre es Mariela y me gustaría que, tal como lo declaran en vuestro blog, den la autoría correspondiente a este relato, que es mío, y que ustedes han extraído completo de mi web de www.relatoslesbicos.homestead.com sin hacer mención en ningún lugar del mismo.
Muchas gracias.