viernes, mayo 18, 2007

La Prima del interior

http://www.xente.mundo-r.com/berniesworlds/la%20prima%20vera.jpg
Sonia no vio la pequeña motito hasta que fue demasiado tarde y la golpeó con su Volkswagen escarabajo....maldijo por lo bajo, por ser tan apurada y querer ganarle al semáforo, debió detenerse al ver la luz amarilla. Bajó de inmediato del coche a auxiliar a la persona que conducía la motito, que estaba en el piso...preocupada se cercioró que respiraba y se estaba moviendo.
- Tranquilo...llamaré a la emergencia...
Quién conducía la motito se quitó el casco, y el cabello largo y castaño bajó hasta los hombros...era una muchacha, joven, con un gesto de dolor en la cara, que se sentó para tomarse el pie izquierdo. Luego miró la motito con gesto desolado, y la bolsa con correspondencia esparcida en la calle.
- Tengo que juntar las cartas...
- Tranquila, hay tiempo...tenemos que llamar una emergencia...quédate quieta.
Desde su teléfono móvil llamó primero a una emergencia médica y luego a su asegurador. Luego se puso en cuclillas junto a la joven, que parecía algo mareada y muy asustada.
- ¿Quieres llamar a alguien?.
- Tengo que avisar en la empresa de esto...para que envíen a juntar la correspondencia...
- Yo lo haré...me refiero a familiares.
- No tengo familia aquí...soy del interior.
- ¿Alguna amiga?.
- No...no tengo amigas aquí.
- ¿Cómo te llamas?.
- Verónica Castro...pero no soy la actriz respondió la joven. Sonia sonrió, era increíble que aún en esa situación la otra mantuviera el sentido del humor.
Sonia tomó uno de los sobres del piso y llamó a la empresa de reparto de correspondencia, dándole los datos del cruce donde estaban. Llegaron casi al mismo tiempo la emergencia, la gente de la empresa y el móvil del seguro. Respondió preguntas mientras la emergencia atendía a Verónica. La gente del seguro tomó fotografías y pidió los datos de ambas....fue entonces que Sonia supo que la motito no estaba asegurada, y se sintió apenada...la verdad es que había llevado la peor parte en el choque...y era por su culpa, por querer llegar al Juzgado mas temprano.
Vio que la gente de la emergencia ponía a Verónica en una camilla y fue con ellos.
- ¿Dónde la llevan?.
- A un hospital...tiene una lesión en el pie, necesita atención...esta muy dolorida y asustada.
- Díganme a cual irán.
- Al Central...ya hemos hablado allí.
- Bien....yo iré mas tarde.
Verónica completo el papeleo, habló con la gente del seguro, hizo que llevaran la motito a su taller de confianza. Fue hasta el Juzgado a dejar los expedientes que cargaba en el Volkswagen y de ahí al hospital. Verónica ya estaba ingresada y con el pie enyesado, según le explicaron (pensando que era un familiar) tenía una lesión en el cuello del pie, y para unas seis semanas de yeso para recuperarse. Pasó a ver a la muchacha, que estaba pálida, aunque ya no se veía tan asustada, tendida en una cama de la sala general.
- Me siento terrible...no sé cómo disculparme, creo que debes tener ganas de matarme.
- No...bueno, sí un poco....creo que me has trastornado la vida. Lo que me preocupa es el trabajo...no me han echado, pero gano por sobre que reparta....y serán semanas sin trabajar.
Verónica se veía realmente preocupada. Sonia bajó la cabeza...¿cómo pudo ser tan tonta?.
- Bueno, pero puedes ir con tu familia al interior mientras te recuperas....yo te llevaría con mi auto, no hay problema con eso.
- No puedo ir con mi familia. Y preferiría que no preguntaras el por qué.
- ¿Y qué harás?.
- No lo sé...realmente no lo sé. Me quedaré en la pensión...tengo tres meses pagos por adelantado...espero recuperarme....el problema es la moto. No tengo dinero para repararla...realmente es un gran lío este.
Sonia se sentía terrible. Verónica no le gritaba, ni le hacía reclamos, pero estaba en una situación muy angustiante y por su culpa. Tenía la obligación moral de ayudarla...además de que, cómo abogada que era, sabía muy bien que Verónica podía demandarle y quitarle una buena suma de dinero, ya que la responsabilidad absoluta del accidente era suya, y no tenía forma de evadirla.
Sonia había estado con una pierna enyesada cuando jovencita y sabía bien que era muy difícil que Verónica pudiera manejarse sola en un cuarto de pensión. No podía dejarle sola, mas sabiendo que no tenía amigos en la ciudad, ni familia que se ocupase de ella.
- Escucha...voy a proponerte algo. Vivo en un apartamento con dos cuartos...creo que sería conveniente que te quedaras allá mientras te recuperas. No estoy en casi todo el día, pero si hay un portero que puedes llamar...y en las noches yo estaría para ayudarte.
- No sé...ni siquiera sé cómo te llamas...no creo que fuera buena idea.
- Soy Sonia Laurenti...me gustaría haberte conocido en otras circunstancias...pero bueno, siento mucho haber trastornado tu vida, te pido que cuando menos me permitas ahora ayudarte. Sería mas cómodo para ti...y debo confesar que me sentiría menos culpable si estás en mi casa que sabiéndote sola en un cuarto de pensión y sin trabajo por mi culpa.
Verónica sonrió vagamente...vaya que sí era sincera esa mujer...no evadía responsabilidades, y decía exacto lo que sentía. Además debía admitir que le sería difícil estar sola en la pensión...y con poco dinero, ya que la en la mensajería le pagaban por día, pero el tratar de que la moto estuviera siempre en buenas condiciones se comía el dinero que ganaba...así que seis semanas sin trabajar serían difíciles de superar, sin tener entradas. Por otra parte sentía que era una total locura irse a vivir en el departamento de una mujer a la que no conocía en absoluto...mas que como conductora atolondrada de un Volkswagen bastante duro.
Sonia veía a la joven dudar, y no la culpaba...también ella sentía que quizás no hacía bien en invitar a una mujer que no conocía para nada a vivir por seis semanas en su apartamento, al que cuidaba tanto de visitantes...su casa era su refugio, su bunker...pero era responsable por la situación de Verónica.
- Escucha...sé lo que piensas...no nos conocemos para nada, no sabes quién soy ni yo sé quién eres..creo que tenemos que hacer un pacto de no agresión y convivencia pacífica en estas semanas...yo estaría mas tranquila sabiéndote con mas posibilidades de estar cuidada, y tú estarías en un lugar cómodo. Quizás hasta lleguemos a ser amigas.
- Esta bien...acepto.
En realidad no tenía muchas mas opciones, la oferta de Sonia era como la tabla de salvación para Verónica. Sonia sonrió, un poco mas tranquila.
- Escucha....¿qué pasó con mi moto?.
- La hice llevar a mi taller....no te preocupes, mi seguro se hará cargo de las reparaciones...estará lista para cuando puedas usarla de nuevo. Si en la empresa donde trabajas te mantienen el empleo...bueno, creo que no será tan grave el problema...te ayudaré en lo que pueda, ya que soy la responsable de ponerte en este aprieto.
- Gracias...
- No, por favor. Mañana podrás irte de aquí, me lo dijo el médico....iremos por tu ropa, y luego te instalas en mi casa.
- Está bien.
- Tengo que irme al trabajo...regresaré en la tarde. Gracias por permitir que te ayude.
Sonia se fue y Verónica la siguió con la mirada. Si estuvieran en otra situación, y si supiera que esa mujer fuera gay, ya estaría pensando en el modo de atraerla un poquito...porque le gustaba el chispeo de los ojos negros y la seguridad que tenía al hablar, además del modo de hacer que los problemas se vieran menores.
- "Una mujer así, de seguro que no es gay. Al menos debo agradecer que aunque me atropelló, me esta tendiendo la mano sino estaría metida en una situación más que difícil. Detesto estar en inferioridad de condiciones...realmente lo detesto...tan bien que me estaba yendo".
Verónica llevaba año y medio en la capital. Después de tener una discusión terrible con sus padres por su orientación sexual, descubierta del modo menos suave para ellos (leyeron unas cartas que Pía le escribiera en tono mas que amoroso), le habían dado dos opciones: o cambiaba o se iba de la casa. Verónica tomó sus bolsos, la motito que le regalaran cuando cumplió 18 años, y se vino a la ciudad. No estaba dispuesta a renunciar a su forma de sentir las cosas. Tenía 25 años, muchas ganas de pelear por vivir según su sentir, y además estaba enamorada...había conocido a Pía mientras esta veraneaba en la ciudad balnearia donde Verónica había vivido toda la vida, se habían relacionado, Pía iba frecuentemente al balneario para estar juntas...durante tres años habían vivido su relación de encuentros cada tantos meses, Verónica quería ir a la capital para estar con ella pero Pía siempre encontraba algún problema para estar juntas.
Cuando llegó a la capital con sus bolsos y su moto supo cuál era el principal problema de Pía para estar con ella a tiempo completo...Pía tenía pareja en la capital, una pareja que llevaba mas de cuatro años de existencia, una pareja a la que no quería dejar. La verdad fue difícil de digerir...sobre todo después de esperar frente al edificio donde Pía vivía por horas solo para verla llegar con la otra mujer. Pía no podía creer cuando la vio. Entró al edificio con la otra, salió unos minutos después y le dijo que la esperara en el bar que estaba a dos calles de allí. Media hora después se presentó, y solo entonces, después de tres años de relación le dijo toda la verdad. Le juró que no había querido lastimarla, que en verdad estaba enamorada de ella, pero que era demasiado débil como para cortar el vínculo que la unía con Rita...le pidió tiempo, pidió disculpas, dio excusas y explicaciones, habló por mas de una hora....pero Verónica no cedió. Aquel día dio por terminada su relación con Pía, del mismo modo en que había terminado antes su relación con Marta cuando sospecho que su compañera de estudios no asumía seriamente el hecho de ser lesbiana, sino que lo consideraba como algo que se le "pasaría" algún día.
Con un dinero que tenía ahorrado alquiló el cuarto de pensión, y consiguió el empleo en la mensajería para repartir correo privado. No era un gran trabajo, pero le permitía sobrevivir en la ciudad. Ya no podía regresar a su casa familiar por el sencillo hecho de que teniendo tan asumida su homosexualidad, no podía aceptar el regresar allá a fingir que nada pasaba y vivir según lo que sus padres esperaban.
Y se quedó en la capital a luchar. Trabajaba en la mensajería, mantenía en buen estado su moto que era la herramienta de trabajo, la herida causada por la desilusión con Pía fue cerrando...conoció algunos lugares gay que no le agradaron, a veces se sentía con ganas de comerse al mundo y otras se sentía demasiado sola. Pero cuando menos era fiel a sí misma...y eso era mas de lo que otras mujeres podía decir.


* * *


Después de cuatro día, ese jueves temprano en la mañana Sonia estaba en el hospital para buscar a Verónica. Había conseguido unas muletas alquiladas, así que la muchacha podía desplazarse con cierta independencia. Fue un poco dificultoso entrar al apretado Volkskwagen, pero con ingenio todo se puede.
- Escucha..diremos que somos primas ¿sí?...en tu pensión y en mi edificio...si no tienes inconvenientes.
- No, claro que no respondió Verónica aliviada que Sonia pensara en eso. No quería líos en la pensión, donde la dueña se llevaba la palma de oro a la mujer curiosa.
Pasaron por la pensión, donde Sonia se encargó de poner en bolsos ropa de Verónica. Tal como había acordado le dijeron a la mujer que Sonia era prima de Verónica y que debido al accidente se quedaría en su casa hasta que se recuperase. Lo mismo dijeron al llegar al edificio, donde Sonia le presentó al portero. Una vez en el apartamento Sonia instaló a Verónica en el cuarto pequeño donde tenía la computadora y los papeles de los casos, en la cama marinera que había comprado por las dudas. Verónica curioseo un poco los papeles de Sonia antes de preguntar:
- ¿En qué trabajas?.
- Soy abogada.
- Ah, que bien. Yo hice preparatorio humanístico, pensaba dedicarme a las leyes.
- ¿Y qué pasó?.
- No pudo ser...tuve unos problemas familiares, así que al fin me recibí de profesora de Inglés y durante mucho tiempo di clases en mi pueblo...cuando vine aquí estudie computación, solo para estar preparada por si alguna otra oportunidad de empleo surgía.
- Veo que eres una mujer inquieta...y si sabes de computación podrás echarme luego una mano con esta máquina que insiste en no obedecerme. En la heladera hay comida, cualquier cosa llamas al portero....ah, y aquí te dejo anotado mi celular....regresare como las siete de la tarde....espero que no te aburras mucho. En el living esta el televisor mas grande, hay unos videos....no sé, tú ves lo que haces.
- Esta bien, no te preocupes...
- Bueno...nos vemos entonces al rato...ah, en la biblioteca del living hay una gran cantidad de libros, quizás encuentres algo interesante por allí....no sé, si te gusta leer digo...
- Me encanta leer, así que asaltaré tu biblioteca.
Sonia esbozó una sonrisa y salió del apartamento, apurada. Tenía un par de casos que atender en ese día. Verónica quedó sola en el departamento, descansó un rato y luego se decidió a ver la famosa biblioteca. Efectivamente había una enorme cantidad de libros atestando el mueble, que no era pequeño, y otros tantos prolijamente apilados en el suelo. Le llamó la atención ver "Los poemas de Bilitis" de Pierre Louys, y algunos libros de Cristina Peri Rossi, también algo de Paul Verlaine...tomo una novela de Peri Rossi, y regresó al cuarto pequeño dispuesta a disfrutar de la lectura.
Verónica era una lectora ávida, así que en poco tiempo terminó el libro, sorprendiéndose al encontrar tres relatos en el mismo alusivos al lesbianismo, en forma directa en dos de ellos y como referente en el tercer relato. Luego recordó que Cristina Peri Rossi era lesbiana...alguien se lo había dicho hace tiempo, pero hasta ese momento no había tenido oportunidad de conocer algo de su obra.
Volvió a sorprenderse cuando comenzó a leer a Pierre Louys...las alusiones al tema lésbico eran mas que evidentes. Fue en ese momento que empezó a pensar que Sonia tenía un interés muy marcado por el tema y que quizás podría ser lesbiana. Se quedó unos minutos pensando en ello, para luego desechar la idea...caramba, por tener dos libros referentes al tema no podía ya encasillarla como gay. Seguramente en muchas bibliotecas existían los mismos libros, porque mas allá del particular interés de Verónica por la temática, debía reconocer que eran excelentes obras literarias.
Sonrió para sí misma...sí, claro que sería bonito que Sonia fuera lesbiana, porque quizás con un poco de astucia, y un poco de ejercicio del arte de la seducción podría hacer que se interesara en ella...era una mujer muy interesante, y había demostrado un gran sentido de la responsabilidad y muy buenos sentimientos al ayudarla del modo en que lo estaba haciendo. Pero también sería demasiada suerte, demasiada....


* * *

Sonia se quitó los anteojos y se restregó los ojos...llevaba tanto tiempo leyendo que ya comenzaban a molestarle...seguramente tendría que visitar pronto al oculista, evidentemente esos anteojos tenían algún problema.
- "Oh quizás el problema es que te estás poniendo viejita Sonia, y no quieres reconocerlo". - pensó, sonriendo para sus adentros. A veces se maravillaba de lo rápido que pasaba el tiempo. Estiró los brazos y giró la cabeza, para darle un poco de alivio a sus hombros. Miró el reloj que tenía sobre el escritorio...eran mas de las siete de la tarde. Entonces recordó que tenía a Verónica en casa, y que seguramente debía estar hambrienta...rápidamente se puso de pie, tiró todo dentro de su maletín y salió del estudio...caramba, tendría que tener en mente que ahora no estaba sola en casa. Ahora la esperaba alguien...sonrió un poco irónicamente. Desde que compartiera la casa con Adela que nadie la esperaba....aunque a decir verdad, eran pocos los días que llegaba a casa y Adela ya estaba allí. La convivencia no fue buena idea en el caso de ellas dos...paulatinamente se fueron alejando la una de la otra, pero no por eso Sonia había dejado de creer en la convivencia...simplemente no habían tenido suerte con Adela, o quizás se había forzado a estar juntas, aún cuando se daban cuenta de las diferencias entre ellas.
Paro en la rotisería donde solía comprar su comida muchas veces en la semana...era una cocinera perezosa, y además un total desastre para lograr mantener el refrigerador con algo que cocinar. Llegó a casa casi a las ocho de la noche...la verdad es que su papel como cuidadora estaba quedando por los suelos. Entró al apartamento y la extraño el silencio...a esa hora esperaba que Verónica estuviera viendo televisión. Dejó los paquetes en la cocina y fue hasta el cuarto pequeño. Verónica dormía, con un libro sobre el pecho, el cabello desparramado sobre la almohada, las piernas cubiertas por una frazada. Le tocó la mejilla para comprobar que no se hubiese enfriado...no, estaba tibia...y también muy suave, deslizó una suave caricia antes de ir a la cocina a preparar los platos. Trozó el pollo al spiedo, puso una porción de ensalada con una porción de pollo en cada plato, sirvió la gaseosa en sendos vasos. Regresó al cuarto pequeño, abrió la mesa plegable que tenía para poner en la terraza y trajo la cena. Luego movió suavemente el hombro de Verónica, que despertó sobresaltada.
- Hora de cenar...un poco tarde, lo siento...
- Hola...buenas noches...
- Vamos a cenar, que debes estar muerta de hambre. Prometo tratar de regresar mas temprano, pero me dejo envolver con el trabajo.
- No te preocupes Sonia... - respondió Verónica, mientras se ponía de pie, ayudándose con las muletas. Después de practicar en el día había logrado una cierta pericia en su uso, y transportarse fácilmente. Se sentó frente a Sonia, y al ver el plato se dio cuenta que tenía hambre. Comenzó a comer con una cierta avidez que hizo sonreír a Sonia. Cuando se dio cuenta que había dejado el plato limpio cuando Sonia recién estaba por la mitad del suyo, se puso algo colorada.
- Creo que sí tenía hambre y no me había dado cuenta.
- Ya te sirvo más...creo que me he descuidado, no te he dejado casi nada en la heladera. El sábado iremos al supermercado y llenamos la heladera.
Verónica sonrió levemente, estar haciendo ese tipo de plan con Sonia era extraño...esa forma de hablar le hacía sentir como si estuvieran casadas. Miraba comer a Sonia, con calma y hasta con una cierta elegancia. De pronto sus miradas se cruzaron y Sonia le sonrió. El comer acompañada era algo que llevaba mucho tiempo sin hacer.
- Te traigo más...
- No...
- Vamos mujer...que yo también tengo hambre.
- Bueno..entonces sí...
Sonia sirvió unas porciones mas pequeñas, y trajo la botella de gaseosa al cuarto. Esta vez disfrutaron mas del sabor de la comida, y Sonia buscó conversación.
- ¿Y cuantos años tienes?.
- 28...bueno, cumplo 29 en dos meses....
- Luces mucho mas joven, pensé que tenías poco mas de 20 años...¿cómo haces?.
- Quizás el crecer junto al mar te hace parecer mas joven...aunque tú no puedes ser mucho mayor que yo.
- ¿Eso piensas?. ¿Cuántos años crees que tengo?
- Unos 30...un poquito mas quizás...
- Cumplí 34 hace dos semanas...ya estoy viejita..tanto que debo usar lentes para leer.
- Ah, pero tú no digas que estas viejita...di que te gusta usar lentes porque te dan aire intelectual.
La ocurrencia de Verónica hizo que Sonia soltara una risita. No era la primera vez que Verónica daba muestras de su buen humor...incluso inmediatamente después del accidente le había hecho sonreír con el comentario sobre su nombre y el ser actriz.
- ¿Y qué hiciste en el día?...espero que no te hayas aburrido mucho.
- No, no me aburrí...estuve leyendo una novela de Peri Rossi, y ahora estaba con el libro de poemas de Louys, que me parece muy interesante.
- Te gusta mucho leer entonces, hay gente que critica mis gustos literarios.
- Sí, me gusta leer, aunque bueno...no tengo mucho dinero para invertir en libros, pero cerca de la pensión hay una biblioteca pública, y saco libros de allí...lo malo es que no tienen una gran abundancia de temas Cuando me toca ir por el Centro a repartir correspondencia voy a la Biblioteca Nacional, me hice socia poco después de llegar a la capital...allá hay mas abundancia de material, lo malo es que te dan poco tiempo para leerlos, y con el trabajo...pues a veces es difícil tener tiempo.
- Es verdad...también se me complica leer cuando estoy atorada con los casos. Sin embargo es un placer al que trato de no renunciar, además...no puedo con la condición, si estoy cerca de una librería es como el canto de las sirenas, tengo que entrar...y si entro termino comprando algo. Me alegra que alguien mas que yo aprecie esos libros, deben sentirse muy solos en los anaqueles.
- Pues con el tiempo que estaré aquí podré hacer buen uso de tus libros.
- Y recuerda que tendrás que echarme una mano con la famosa computadora.
- Claro que lo recuerdo, solo tienes que decirme en qué cosa.
- Pues ve prendiendo la máquina...mientras yo llevo los platos a la cocina...digo, si te sientes bien...
- Claro que estoy bien...es un poco molesto este yeso, pero hoy no me ha dolido...de todas maneras antes de acostarme tomaré un calmante, por las dudas...
- Me parece buena idea....espera, te arrimo una silla.
Verónica se instaló frente a la computadora de Sonia, mientras esta llevaba los platos a la cocina, y plegaba la mesa par dejarla de nuevo en la terraza. Encendió la máquina...vaya, era un AK 6, buena máquina....los programas cargaron velozmente, así que cuando Sonia estuvo sentada a su lado y a estaba listo para ser usado.
- Tú dirás...
- Primero que nada miremos el Outlook...no corrige los errores de ortografía como se supone debería hacerlo.
En pocos minutos Verónica resolvió el tema...el diccionario estaba mal indicado. Después le hizo una firma digital para todos los correos salientes, y le creo carpetas para los entrados. En poco menos de una hora todo el tema de correo electrónico estaba reparado y ordenado. Sonia estaba sorprendida.
- Eres muy buena en esto....
- No tanto, solo me gusta mucho.
- ¿No has buscado empleo para hacer este tipo de trabajo?.
- Algunas veces hago algo en la mensajería....en la noche, me lo pagan como extra, cuando hay mucha entrada de correspondencia, también les he hecho algunas planillas para manejo de gastos.
- ¿Y no les has pedido para estar en la oficina, en lugar de arriesgarte en la calle?. Es peligroso...
- Sí, sobre todo cuando una esta cerca de los VW - dijo Verónica muy seria, riendo de inmediato al ver la cara azorada de Sonia - estoy bromeando mujer. Sucede que económicamente me es más redituable la entrega de correspondencia que estar dentro por un sueldo fijo mensual. Por eso prefiero seguir en la calle en el día, y hacer alguna cosa en las noches si lo necesitan pero con pago aparte.
- Aja, comprendo - respondió Sonia. Debía resultar difícil para una chica como Verónica estar totalmente sola en la ciudad. Vio que Verónica bostezaba tratando de disimular, así que se dijo que era hora de terminar la faena por ese día.
- Me voy a dormir, creo que ambas estamos cansadas. Te traje agua para tomar el calmante...si me necesitas me llamas
- Gracias, pero puedo levantarme...de todos modos, te llamaré si es necesario.
Sonia se fue a su cuarto. Estaba mas tranquila de tener a Verónica en casa...si era como estaba demostrando, no sería una molestia tenerla allí, ni un problema a futuro. Se quitó la ropa con cuidado, como siempre, y se metió en la cama de plaza y media, realmente cansada...había sido un día demasiado largo. Pero definitivamente...tener a Verónica en casa al regresar le daba otra sabor al regreso.


* * *

Los viernes eran días agitados para Sonia, así que salió muy temprano de casa...tanto que Verónica aún no despertaba, así que le dejó una nota en la pantalla de la computadora.
"Regreso como a las siete de la tarde...traigo la cena. Llama a la rotisería, es el 713 20 19 para pedir algo para el mediodía, les dices que lo pongan en mi cuenta. Tardaran como media hora en traerlo, así que haz tus cálculos para no morir de hambre en la espera. Cualquier emergencia me llamas al celular."
Verónica despertó hacia media mañana..probablemente los medicamentos provocaban esa inusual cantidad de horas de sueño. Vio la nota y sonrió, era del estilo de Sonia. Se puso un equipo deportivo y fue hasta la sala, encendió el televisor y buscó algo con que entretenerse...pero a esa hora solo había programas de cocina, o novelas. Abrió las puertas del mueble bajo junto al televisor en busca de algún video para ver. Se llevó una nueva sorpresa...prolijamente alienados en los estantes del mueble había varias copas de películas con temática lésbica...desde la divertida "La amante de mi mujer" hasta la excelente "Cuando cae la noche". Puso el video de "Cuando cae la noche" porque había oído hablar mucho de esa película, pero nunca había tenido la oportunidad de verla...se metió tanto en la historia que cuando el teléfono sonó, se sobresaltó...por unos minutos dudó en responder, pero luego pensó que quizás era Sonia quién llamaba, así que levantó el tubo.
- Hola.
- ¿Quién habla? - preguntó una voz femenina, en un tono no precisamente amable. Verónica mantuvo la calma, y respondió.
- ¿Con quién desea hablar?.
- ¿Es la casa de Sonia Laurenti?.
- Sí, pero ella no se encuentra. ¿Quiere dejarle algo dicho?.
- ¿A qué hora regresa?.
- Como a las siete de la tarde... Dígame quién es así se lo digo cuando regrese.
- Soy Adela Introini...la llamaré mas tarde, gracias....¿quién sos vos?.
- Yo...soy prima de Sonia, estoy pasando unos días aquí.
- Ajá....claro....bueno, si la ves le dices que llamo mas tarde.
Realmente la tal Adela no se destacaba por su simpatía, pensó Verónica mientras regresaba a terminar de ver la película. Agradeció sus conocimientos de inglés, porque la película no tenía subtítulos..seguramente Sonia compraba por Internet, porque hasta donde Verónica sabía no era nada fácil encontrar este tipo de videos en la ciudad. Cuando terminó esa película pidió algo para comer en la rotisería y se dispuso a elegir lo que vería en la tarde.


* * *

- Doctora, la busca la señora Introini.
- Que pase.... - dijo Sonia a la recepcionista del estudio. Alquilaban ese lugar entre cuatro abogados, y entre todos pagaban el sueldo de Ana María. Se quitó los lentes...le sorprendía que Adela viniera a verla, seguramente estaba de paso por la ciudad, porque llevaba ya un par de años trabajando en Brasil. Se puso de pie justo en el momento en que Adela entraba a la oficina. Se miraron por unos segundos, y fue Adela quién tomó la iniciativa y le dio un abrazo a Sonia.
- Te ves linda como siempre...
- Gracias...también tú te ves muy bien - dijo Sonia, sin poder disimular que la situación le incomodaba un poco...el abrazo de Adela se le antojó demasiado efusivo, y eso lograba siempre envararla. Fiel a su estilo hiperfemenino en el vestir, Adela traía un falda negra ajustada y con un largo que permitía ver mas que largamente sus hermosas piernas. El sweater turquesa completaba un conjunto muy atinado, el cabello rubio y largo caía mas allá de los hombros, cuidadosamente cepillado. Adela quebraba todos los estereotipos sobre cómo debía lucir una lesbiana, porque poquísimas mujeres heterosexuales podían competir con ella en lo que a despliege de femineidad se refería. - ¿Y qué haces por la ciudad?.
- Vine a presentar la nueva línea de calzado...y a testear un poco el mercado aquí, estaré unos dos meses en al ciudad.
- Ah...que bien...
- No pareces muy contenta con la noticia....
- Sí, sí estoy contenta.. Y sorprendida también...pero me alegra verte, sabes que es así.
- Pues que bueno...porque a mi SI me alegra verte de nuevo - dijo Adela, tomando la mano de Sonia y reteniéndola un poco, antes de soltarla...lo suficiente para hacer que Sonia la mirara, y que las miradas de ambas se cruzaran. Sonia sintió que el rubor subía a sus mejillas...detestaba que eso le pasara, porque la ponía en evidencia cuando algo la ponía nerviosa, pero no podía evitarlo. Y no le gustaba que Adela la viera ponerse nerviosa por un comentario suyo.
- ¿Quieres un café?.
- Mas que café...mujer, es hora de almorzar, veo que no pierdes la costumbre de ser una desorganizada con las comidas...¿por qué no dejas es papeles y me acompañas?...he pasado tanto tiempo fuera de la ciudad que casi no reconozco nada.
- Tengo mucho trabajo Adela y....
- Por favor...¿te niegas a acompañarme?...me haces sentir muy solitaria...
Los ojos verdes de Adela estaban clavados en los ojos negros de Sonia, con esa mirada que parecía querer traspasarla...Sonia flaqueo, y cerrando las carpetas dijo:
- Bueno, pero no me retengas hasta las mil y quinientas, que tengo mucho que hacer.
- Lo prometo...te soltaré temprano.
Fueron a un restaurante japonés, muy cercano adonde Sonia tenía el estudio....en la zona vieja de la ciudad habían proliferado los restaurantes en el último tiempo. Ordenaron y fue Adela quién inició la conversación.
- Y cuéntame, qué has hecho en este tiempo.
- Pues lo mismo de siempre...estar en el estudio, tengo casos, así que no me va tan mal...pero no es algo muy excitante ser abogado, ya lo sabes.
- Claro...claro que lo sé. Viví contigo ¿lo recuerdas?.
- ¿Y tú, en donde estas ahora? - preguntó Sonia, haciendo oídos sordos al comentario tan directo de Adela.
- En Calzados Fiore...estoy diseñando algo allí, pero mi trabajo es testear qué puede gustar en cada uno de los países donde esta la marca, verificar los puntos de venta...así que viajo mucho.
- Cosa que a ti te encanta.
- Sí, no puedo negarlo...tengo alma gitana, me encanta viajar, conocer gente, hacer conocer la marca en nuevos mercados.
Sonia asintió, pensando que Adela siempre estaría "casada" con su trabajo...las prioridades de Adela eran el trabajo, luego ella misma...y en un pobre tercer lugar la persona que fuera su pareja. Sin embargo, siempre había candidatas para ese puesto, porque Adela era hermosa y tenía un charme que pocas mujeres poseían...además de deslumbrar con su aire mundano.
- Que bueno, creo que es el trabajo ideal para ti.
- Es verdad...satisface mi sentido trashumante...pero a veces extraño la estabilidad y el poder tener raíces en algún lugar. Creo que conozco mas los cuartos de hotel que las paredes del apartamento que tengo en Río.
- Eso no debería serte ajeno - respondió Sonia. Durante e tiempo que estuvieron juntas, Adela pasaba mas tiempo viajando que en casa, así que dudaba que recordara con exactitud la disposición de los cuartos del apartamento que compartieron, y en donde Sonia vivía ahora.
- No me es ajeno, es verdad...pero quizás me estoy poniendo mayor, y quisiera otra cosa con mi vida.
El camarero llegó con el pedido y Sonia suspiró, aliviada...no le gustaba el rumbo que estaba tomando la conversación. Adela probó el vino, y luego dio la orden para que lo sirvieran. La comida estaba deliciosa, y Sonia tuvo que reconocer que estaba hambrienta. Adela seguía todos sus movimientos con esa mirada felina que en otro tiempo encantaba a Sonia, pero que ahora solo lograba ponerla nerviosa.
- ¿Estás nerviosa?.
- No.
- Te conozco Sonia, estas nerviosa.
- Te aseguro que no
- OK, si tú dices que no...¿te gusta el vino?.
- Delicioso....siempre has tenido buen gusto para los vinos.
- Claro. Y dime....¿qué otros lugares han abierto en la ciudad y que yo no conozco?. ¿Algún nuevo bar?.
Sonia sabía que la pregunta se refería exclusivamente a sitios lésbicos. Ellas se habían conocido en un bar para lesbianas, en una de las pocas ocasiones en que Sonia se había animado a ir a uno. Adela en cambio conocía todos los de la ciudad, siempre había estado muy metida en el ambiente.
- No sé Adela...sabes que no suelo ir a bares.
- O sea que sigues siendo una miedosa.
- Sí, sigo siendo miedosa. Me siento incómoda en un lugar gay.
- Lo sé...aún recuerdo la cara de susto que tenías el día que te conocí...y cuando te hablé casi te mueres, por un momento temí que tuviera que hacerte respiración boca a boca....aunque no hubiera sido tan mala idea....
- Harás que me avergüence.
Sonia recordaba muy bien ese día. Entró al bar después de estar casi por media hora estacionada en la acera de enfrente, espiando cómo eran las mujeres que entraban al lugar y si lucía decente o no. Al fin, cuando consideró que por la cantidad de gente sería mas fácil pasar desapercibida, entró...el bar no era muy grande, tenía varias mesitas y una gran barra hacia el fondo, estaban pasando música suave aún porque era bastante temprano y el baile se armaba un poco mas tarde. Fue a la barra y pidió un refresco, ante la mirada un poco extrañada de la barman. Entonces Adela, que estaba junto a ella le habló:
- Creo que deberías tomar algo mas fuerte....te ves muy pálida.
Sonia casi había muerto del susto al oír esa voz tan cerca...al levantar la vista y encontrarse con la mirada felina de Adela casi se muere de nuevo, pero no del susto, sino de la impresión que se llevó al ver el rostro bello de Adela.
- Te quedaste con la mente en las nubes Sonia...regresa a la tierra la voz de Adela la sacaron de sus recuerdos, mientras veía como la rubia llenaba de nuevo su copa de vino.
- No puedo tomar tanto, tengo que regresar al trabajo.
- Entonces no tomamos mas ahora, pero mañana salimos, me averiguas con alguna de tus conocidas que sí vayan a bares cual es el de moda y me llevas.
- ¿Crees que soy tu chofer acaso?.
- Pues....casi, casi. Estoy pretendiendo pasar bien estas dos semanas que estaré en la ciudad, y que mejor que contigo como guía.
- Veré si puedo....
- Haz el esfuerzo, por favor dijo Adela, tomándole la mano sobre la mesa, y usando su voz baja y suplicante, estremecedoramente seductora. Sonia casi vuelca su copa de vino ante el contacto suave de esa mano sobre la suya.
- Haré el esfuerzo...llámame en la tarde...y veremos....ahora, de verdad...tengo que volver al estudio dijo Sonia, mientas le hacía una seña al mozo. Adela hizo un gesto con la mano.
- Yo me hago cargo de la cuenta mujer....ve tranquila a ese trabajo, que estas inquieta desde hace rato, y yo mañana te llamo.
- Esta bien.
Regreso a la oficina enojada consigo misma...no podía permitirse ser tan débil con Adela, sabía de lo encantadora que podía ser cuando quería algo...pero también sabía que era muy peligroso sentirse de nuevo atraída por ella. No quería que eso le sucediera. El resto de la tarde casi no pudo concentrarse en lo que hacía, así que al fin, cerca de las 7 de la tarde puso los legajos en su maletín....mejor los estudiaba en la casa, Verónica debía estar esperándola. Llamó a la rotisería antes de salir, para que llevaran algo a la casa alrededor de las 8 de la noche...no tenía ganas de parar por el camino.
Cuando llegó a casa Verónica estaba leyendo en la sala. Le sonrió al verla entrar y Sonia se sintió extrañamente reconfortada. Dejó el maletín y las carpetas en el cuarto junto a la computadora y vino a sentarse junto a ella.
- ¿Cómo te fue?.
- Bien...bastante bien ¿cómo pasaste tú el día?.
- Entretenida...vi unos videos, dormí un rato....hace apenas media hora me levanté y me puse a leer.
- ¿Te has sentido bien en general?.
- Bueno, un poco adolorida a veces....pero nada serio, creo que estoy bastante bien.
- Me alegra...ordené pasta a la rotisería, la traen como a las 8 de la noche...si quieres otra cosa estamos a tiempo de detener el pedido.
- No, no, esta bien. ¡Ah, casi lo olvido!. Te llamó Adela Introini hoy en la mañana, dijo que llamaría mas tarde pero no ha vuelto a llamar hasta ahora.
- Ah....gracias murmuró Sonia...ahora entendía un poco mas la "aparición" de Adela por su estudio, cosa que ni cuando vivían juntas había hecho jamás. Adela estaría muerta de curiosidad por saber quién era que vivía en su apartamento.
Verónica tomó la repentina seriedad de Sonia como un signo de reprobación, así que siguió hablando.
- Le dije que era tu prima porque ella preguntó.
- Esta bien Verónica, no hay problemas...vi a Adela hoy, así que no creo que llame, no hasta mañana al menos. ¿Qué lees?.
- Algo de Stephen King..."Cujo"...es interesante King.
- Tendrás pesadillas esta noche...es por eso que dejé de leerlo.
- Ah, yo nunca tengo pesadillas, no te preocupes.
Sonó el portero y Sonia fue a atender. Era el mensajero de la rotisería, con la comida. Le dejó pasar, le pagó y fue a la cocina con los paquetes. Preparó los platos y desde la cocina le preguntó a Verónica:
- ¿Quieres comer allí en el living o pasamos a la mesa?.
- Pues...estoy un poco dolorida, no tengo muchas ganas de caminar....
- Quédate ahí entonces.
Llevo la bebida, los platos y los cubiertos. La salsa que estaba sobre los spaghettis parecía mas que apetitosa, así que por unos minutos solo se dedicaron a comer...mas tarde Sonia se estiró hacia atrás en el sillón, después de dejar el plato sobre la mesilla, perezosa.
- Después de todo lo que comí hoy tendré que hacer dieta el fin de semana.
- Como si lo necesitaras con esa figura que tienes.
- Ah, pero tengo que cuidarme, no creas.
- Pues no te creo, y como estaré aquí un tiempo lo comprobaré con mis propios ojos respondió Verónica...pensado maliciosamente que en realidad le gustaría comprobarlo con sus propias manos, así que sus ojitos brillaron pícaros y Sonia se quedó viéndola, encantada por ese brillo. Sonrió también, preguntándose que estaría pensado Verónica.
- Me gusta verte sonreír ¿sabes?.
- También a mí me gusta que tú sonrías...creo que no lo haces a menudo.
- Puede ser...creo que una pierde la costumbre.
- Pues no deberías, te ves totalmente diferente cuando sonríes....tan cálida, es como ver un poco dentro de ti, y descubrir a otra Sonia.
- ¿Otra Sonia?.
- Sí...otra Sonia mas humana, no tan seria y estructurada.
- Ajá....piensas que soy demasiado seria entonces.
- No digo que seas demasiado seria....lo pareces...pero creo que escondes algo de tu personalidad, la parte divertida....¿te estoy molestando con mis apreciaciones?.
- No, para nada....me sorprendes. En seis días digamos que has logrado "adivinarme", cosa que otra gente no ha podido hacer en años.
- Quizás no han prestado suficiente atención.
Sonia pensó en Adela...no, nunca le había prestado suficiente atención. La noche en que se conocieron, después de ofrecerle un trago la invitó a bailar...ella se había negado, sin embargo un rato después había accedido, quizás envalentonada por causa de las dos cervezas que había tomado. Adela intentó besarla un rato mas tarde, y ahí fue donde Sonia se ofendió bastante....seguramente Verónica no hubiera hecho algo así..
- "Pero que tonterías estás pensando Sonia Laurenti....Verónica no hubiera hecho algo así sencillamente porque no es gay, no seas estúpida".
- ¿Decías algo? preguntó Verónica, y Sonia la miró con una mezcla de susto y estupor...¿acaso leía el pensamiento?.
- No...
- Me pareció entonces. Me voy a acostar....disculpa, pero que camine mucho hoy....
- Esta bien...te acompaño....
- No, no es necesario, quédate tranquila....todavía que me tienes que servir solo falta que también tengas que ayudarme a acostar, sería el colmo. Hasta mañana.
- Hasta mañana.
Sonia encendió el televisor y lo puso en el Discovery Channel. No se había dejado besar por Adela en esa ocasión, pero sí cuatro días después...pensado en retrospectiva, quizás había permitido que las cosas fueran demasiado rápido entre ellas....pero caramba, tampoco era fácil resistir al encanto de una mujer tan bella.
Se entredurmió en el sofá del living, pensando en eso...despertó al sentir quejido provenientes del cuarto de Verónica. Rápidamente fue hasta allá...Verónica se quejaba, seguramente presa de una pesadilla...se sentó en la cama y le acarició el cabello.
- Verónica...despierta...vamos....
Verónica estaba llorando en sueños, así que Sonia le secó las lágrimas e insistió.
- Despierta, es solo un sueño...despierta mujer...
Mientras tanto reparó en la remera que Verónica traía para dormir...con una lambda color rosa bordada a la altura del seno izquierdo....una lambda...no era un símbolo común, y una lesbiana sabía lo que significaba...Verónica despertó.
- ¿Estas bien?.
- No...estaba teniendo un mal sueño....
- Te quejabas mucho...anda, ven dijo Sonia, atrayéndola hacia sí, abrazándola llora, creo que necesitas hacerlo.
No se atrevió a preguntar que estaba soñando Verónica, pero la sintió llorar un rato antes que se calmara totalmente....todo ese tiempo la mantuvo cerca de su cuerpo, abrazada, simplemente siendo su soporte emocional.
Verónica estaba soñando con Pía, mas exacto con el día en que descubrió el secreto de Pía....muchas veces le pasaba, el soñar con ese día...y despertar llorando, como si las lágrimas que se negó a llorar ese día pugnaran por salir. Solo que nunca antes se había permitido seguir llorando como ahora lo estaba haciendo en brazos de Sonia...lloró hasta que sintió que las cosas estaban bien....que ya no era necesario derramar mas lágrimas por aquello. Sonia le ayudó a secarse la cara, le acomodó el pelo con una ternura que no había pensado que poseyera.
- ¿Ya pasó?.
- Creo que sí....gracias....no tienes idea de cómo me has ayudado.
- No des gracias...te traeré agua...¿te han recetado algo para dormir?.
- Sí, ya lo tomé....
- Agua entonces...ya regreso.
Tardó poco en venir con el agua, Verónica tomó unos tragos y se acomodó en la cama. Sonia la tapó cuidadosamente y se quedó junto a ella hasta que volvió a dormirse...una vez dormida le acarició el cabello.
- "Debería preguntarle si es lesbiana....serían mas fáciles las cosas".
¿Mas fáciles....para qué?..fue la pregunta que Sonia se hizo a sí misma ante ese pensamiento. Y no se atrevió a responderla.


* * *

- ¿Cómo es que me preguntas por un bar lésbico, justamente tú? fue lo que Adriana respondió cuando Sonia le llamó para averiguar por bares, en lugar de responder.
- Es que Adela está en la ciudad y quiere saber cual es el lugar de moda....y como yo no voy no pude decirle
- ¿Adela en la ciudad?. ¿Y ya la has visto?...huyy, muy mal...
- No te preocupes, no hay peligro.
- Lo mismo dijiste cuando la conociste....
- Entonces era joven y tonta.
- Ahora eres treintona y un poco menos tonta....pero Adela también está mas grande, y por ende...mas astuta. El zorro sabe mas por viejo que por zorro.
- Ya Adriana...¿piensas que soy idiota?.
- No lo sé...¿cómo se le llama a una mujer que después de tres años de romper con su pareja, que además la trataba muy mal....no ha ni siquiera intentado conocer a otra mujer para intentar una nueva relación?.
- Se llama abogada muy ocupada con su profesión....y ya dame la dirección de algún bar.
- Esta bien, esta bien....el "Paraíso" esta en la zona Sur....
Sonia anotó cuidadosamente la dirección y la hora en que el bar abría. Adriana le dio la dirección de otro lugar, pero lo desecho porque estaba en la Ciudad Vieja, que era la zona donde ella tenía su estudio....era tonto, porque a esa hora nadie de la gente conocida estaría por ahí, pero las precauciones no estaban de más. Cortó con Adriana y fue a ver a Verónica, que aún dormía. El teléfono sonó y lo atendió rápidamente, para que no se despertara.
- Hola
- Hola
- Mujer...¿a estas horas levantada?.
- Es que aún no me acuesto....me reuní con algunas viejas conocidas y nos fuimos de fiesta por ahí.
- Debí recordar que hablaba con una experta en juergas.
- Y yo debí recordar que hablo con una abogada aburrida y no decirte esto. ¿Conseguiste alguna dirección?.
- Sí, tengo la dirección de un lugar.
- Entonces puedo considerar que me invitarás a ese bar.
- Considera sí, que te invito...
- OK...te llamo mas tarde, después de dormir un rato para ver adonde iremos.
Sonia colgó...Adela no cambiaba. Se puso en pie, pensando que quizás Verónica había despertado y no se equivocó, la muchacha estaba sentada en la cama desperezándose.
- Buenos días.
- Hola, buenos días.
- Finalmente pudiste dormir bien.
- Sí.
- ¿Estás con ánimo de paseo?...tenemos que ir al super, y quizás sería mejor almorzar por ahí.
- Pues sí...pero para salir tengo que pedirte un favor...
- Claro....
Verónica se puso colorada de pronto, mientras Sonia la miraba. En realidad le daba vergüenza pedirle el favor, pero no tenía mas remedio.
- ¿Me ayudas a bañarme?....estos días me he lavado, pero para bañarme tengo que estar sentada bajo la ducha para poder mantener fuera el pie enyesado, y no lo hice porque me da miedo caer al ponerme de pie....necesito ayuda para hacerlo.
- Entonces....
- Que tendrás que estar cerca de la puerta del baño, así yo puedo llamarte cuando termine y me ayudas a ponerme de pie....no quiero caerme en el baño y lastimarme.
- Pero mujer...¿por qué tanta vergüenza?.
- Crecí fuera de la ciudad...somos un poco tímidos los de afuera respondió Verónica para zafar de la situación. En realidad le daba vergüenza porque cada día que pasaba sentía mas atracción por Sonia, y la idea de que la viera desnuda la turbaba, temía descubrirse a sí misma. Sonia la miraba, presintiendo que había algo mas que vergüenza y timidez en Verónica, pero no alcanzaba a saber qué mas.
- Bueno, vamos...en campaña....preparemos la ropa...¿esta en estos cajones?.
- Sí....
- A ver....ropa interior...¿camiseta?.
- Sí...
- TA....listo....medias...bueno, una media...el resto de la ropa te la ponemos acá en el cuarto.
- Déjame poner un short para salir de la cama.
- No es necesario, vamos, no seas tan tímida....
Verónica salió de la cama y por primera vez Sonia notó que la pierna sana se veía muy bien formada. La ayudó a ponerse en pie, y con un brazo apoyado en Sonia y otro en la muleta Verónica llegó hasta el baño. Acercaron la banqueta hasta bajo la ducha, que como era de teléfono ofrecía menos problemas, y a Sonia se le ocurrió cubrir el yeso con una bolsa de nylon apretada con una cuerda para que no se mojara. Le alcanzó a Verónica el jabón, y una maquinilla de afeitar que esta le pidió. Luego salió del baño, dejando la puerta apenas entornada para poder oír a Verónica cuando terminara.
Verónica se quitó la ropa con mucho cuidado de no caer de la banqueta y la tiró lejos. Luego adecuo la temperatura del agua y se enjabonó cuidadosamente. Se enjuago, se rasuró las piernas, y se las ingenio para rasurarse el sexo....desde hacía años depilaba esa zona y esos días sin poder cuidarse la tenían mal.
Ensimismada en su tarea no se dio cuenta que Sonia, que al no oír mas ruido de agua pensó que había terminado de bañarse, estaba en la puerta del baño, mirándola por la hendija que quedaba....sorprendida, Sonia veía a Verónica afeitar cuidadosamente sus partes íntimas...sorprendida y sintiéndose un poco excitada. Llevaba un tiempo sin ver el sexo de una mujer con tanta claridad como estaba viendo el de Verónica...sintió vergüenza de sí misma y se alejó de la puerta, sin que Verónica llegara a notar su presencia.
- "Vamos Sonia....esto es lo último ¿qué haces espiando a una mujer mientras se baña?. Realmente he perdido la vergüenza...o la cercanía de Adela hace que se me peguen sus costumbres".
- ¿Estas ahí?.
- Sí...
- ¿Me ayudas a volver al cuarto?.
- Claro.
Sonia entró al baño. Verónica tenía el cabello mojado, estaba limpia, olía a jabón, a crema de enjuage y a colonia...a mujer limpia. Ayudaba por la muleta y apoyándose en Sonia, que la sostenía por la cintura, volvió al cuarto....Sonia se sentía cada vez mas extraña, la situación la ponía excitada y a la vez se sentía culpable, pero también se sentía viva...hacía tiempo que no sentía el llamado del deseo. Le alcanzó el resto de la ropa a Verónica, quién se vistió y al fin la miró, sonriendo.
- Podemos irnos.
- Tienes que desayunar primero...así tomas los medicamentos, y luego nos vamos.
- Claro...lo olvidaba...es que el encierro me tiene mal, estoy loca por salir.
- Termina de vestirte y te trago el desayuno.
En la cocina, mientras servía el café y ponía mermelada en las tostadas Sonia seguía pensando en el cuerpo desnudo de Verónica, en su sexo...en la forma en que cuidadosamente se rasuraba y volvía a sentir ese cosquilleo en el bajo vientre. Sacudió la cabeza, tratando de hacer que esos pensamientos se alejaran. Llevó la bandeja al cuarto, y miró a Verónica mientras desayunaba....el cabello tenía reflejos rojizos a cada movimiento de la cabeza de la muchacha y los ojos gris verdoso, lejos de trasmitir frialdad se veían cálidos al fijarse en ella.
Verónica sentía la mirada de Sonia, atenta a sus movimientos y no podía definir que estaba pasando entre ellas. Porque que estaba sucediendo algo no podía ignorarlo...sentía en el aire la tensión, no una tensión incómoda, sino de esas que preceden a algo importante. Pensó en preguntarle de algún modo si era lesbiana, dado que pasarían mucho tiempo juntas ese día...sería mucho mas fácil manejar la situación si la sospecha que tenía por causa de los libros y los videos se confirmara.
Salieron juntas del apartamento, y Sonia le dijo a Verónica que la esperara unos minutos en la puerta del edificio mientras iba por el auto. Verónica respiró y miró la calle, llevaba tantos días sin salir que todo le parecía nuevo. Sonia no tardó mucho, y esta vez le fue mas fácil ingresar al auto. Se sorprendió cuando vio que se dirigían al shopping en lugar de a un supermercado.
- ¿Vas a comprarte ropa?.
- No. Pero aquí hay supermercado también, y pensé que después de tantos días de encierro, cosa que para alguien como tú que trabaja en la calle debe ser torturante, te gustaría el paseo.
- Claro que sí...gracias...
- Eso sí...apenas te cansas me dices...no te exijas mas de la cuenta.
- No lo haré.
Recorrieron la primer planta del shopping, viendo ropa, riendo, comparando precios, como viejas amigas. Cerca de las 12 y media Sonia notó que Verónica estaba caminando mas lento, así que convino en que era hora de descansar.
- Vamos a almorzar, muerto de hambre...creo que estas caminatas por el shopping abren el apetito.
- Si, estoy algo cansada, creo que vendría bien.
Fueron a un Mc Donald's, Verónica se quedó sentada y Sonia fue por un par de hamburguesas. Se sentía muy bien en compañía de Verónica, compartiendo un paseo tan simple...sentía que las cosas estaban bien, en su lugar, como si fuera lo mas natural del mundo estar juntas almorzando y luego comprar las cosas para la casa.
- "Como si estuvieramos viviendo en pareja...esa es la sensación. Me siento tranquila y relajada con Verónica" - se dijo a sí misma mientras iba con la bandeja hacia la mesa. Muy cerca de ellas había otras dos chicas en una mesa...en determinado momento las mujeres se tomaron de la mano por unos segundos, y Sonia miró a Verónica, quién la miró a su vez....era la oportunidad perfecta para hacer la pregunta que ambas deseaban, y sin embargo ninguna se atrevió.
Después de comer fueron al supermercado, cargaron un carro de cosas...Sonia jamás compraba tanto alimento, era una descuidada con la despensa, pero Verónica la convenció con el argumento que de seguir sintiéndose tan bien ella cocinaría. Llegaron a casa como a las 4 y pico de la tarde, ambas totalmente agotadas. Sonia descargó las bolsas en la cocina y fue a guardar el auto, mientras tanto Verónica, usando su instinto fue guardando las cosas en la despensa. Para cuando Sonia llegó casi todo estaba en su lugar.
- Me hubieras esperado, me hace sentir mal que trabajes.
- Pagas mi comida, me llevas a pasear, estoy viviendo sin pagarte alquiler..yo debería sentirme mal, no tú.
- Bueno, casi te paso por encima con el VW, si hablamos de sentirnos mal por algo...
- Eso está olvidado mujer. Te has portado muy bien conmigo, no me abandonaste.
Estaban muy cerca...Verónica apoyada un poco en las muletas, un poco recargada en la mesada de mármol...Sonia tan cerca que podía sentir el calorcillo que emanaba del cuerpo de Verónica, y el aroma suave de la colonia...se miraban a los ojos, sintiendo el ambiente cargado de tensión, pero esta vez sí sabía que tipo de tensión....tensión sexual, ambas estaban deseando que la otra diera el primer paso y besara...
El timbre del teléfono rompió el encanto. Sonia se alejó de mala gana hasta la extensión que tenía en la cocina, y Verónica maldijo para sus adentros a la persona que llamaba....unos segundos mas y se hubiera arriesgado a besar a Sonia. Por el tono en que Sonia atendió al teléfono intuyó que también estaba molesta por la interrupción.
- Diga.
La voz de Adela sonaba casi enojada en los oídos de Sonia.
- Al fin mujer...pensé que te habías escapado.
- Fui a hacer compras.
- Seguro que al supermercado...bueno, no importa, fui yo quién olvidé tus rutinas semanales. ¿A que hora vienes por mí?.
- ¿Por qué no vienes tú por mí?.
- Porque la dueña del auto eres tú, yo no iba a alquilar uno por solo dos semanas ¿verdad?. Anda, no sea malita, ven por mí...me harta esperara por los taxis.
- De acuerdo, de acuerdo....a las 12 iré a tu hotel....si me dices en cual estás.
- En el Plaza Fuerte...a la 12...¿por qué no vienes antes y nos tomamos algo por ahí?. Vi unos cafés muy simpáticos cerca del hotel y...
- A las 12 Adela, antes no puedo, tengo que poner en orden unos casos.
- Bien, bien....no te enojes, nos vemos a las 12.
Cortó y regresó a la cocina. Verónica estaba tomando un vaso de jugo de naranja, pero la tensión se había desvanecido. La muchacha le dijo:
- Voy a recostarme un rato, la verdad es que estoy cansada.
- Si no te molesta tengo que trabajar un rato con la computadora en tu cuarto.
- No, claro que no me molesta.
Verónica se recostó y a los pocos minutos se durmió profundamente. Sonia preparó los escritos, y los apuntes de los casos que tenía que presentar el lunes, esa tarea le llevó un buen rato en que no pensó en nada mas que en leyes, costos, escritos y llamadas que debía realizar el lunes. Cuando terminó se quitó los lente que usaba para la computadora, estiró los brazos sobre la cabeza y observó a Verónica dormida, tranquila, respirando regularmente...evidentemente se sentía segura en es apartamento, y eso le gustaba a Sonia....brindarle un refugio a Verónica, que al parecer no había tenido muchos en su vida. Era la primera vez que cuidaba tanto de alguien, y ser capaz de hacerlo la hacía sentir fuerte y protectora, tener que ser responsable por Verónica le estaba dando otro sentido a su vida.
Se pudo en pie y fue junto a la cama, se puso en cuclillas para verla mejor...Verónica tenía unas pestañas larguísimas, y la piel muy pálida...los labios eran rosa pálido, y en esos días habían dejado de lucir secos como consecuencia de la fiebre. Con la punta de los dedos acarició la mejilla de la muchacha, sintiendo deseos de besarla. Verónica se movió un poco y Sonia se puso rápidamente de pie, temerosa de que despertara. Miró el reloj...eran casi las 8, mejor era ponerse en campaña para bañarse y arreglarse para salir con Adela.
Se entretuvo un buen rato en el baño, tanto que cuando salió Verónica ya estaba despierta.
- ¿Vas a salir?.
- Sí, tengo un compromiso con una amiga. Llevo el celular por si me necesitaras.
- No creo...aún sigo cansada, así que creo que caeré dormida de nuevo en un rato.
- Bien. Voy a vestirme.
- Claro.
Verónica fe hasta el living y encendió el televisor. Probablemente la amiga de Sonia era la mujer que había llamado antes a la casa. Lamentó cargar con aquel yeso, si pudiera iría tras Sonia.
- "Bueno...quién creo que soy ¿su novia caso?. Mejor me dejo de pensar tonterías..Sonia es una buena mujer que me está haciendo un favor, pero nada mas que eso."
Cuando Sonia salió del cuarto por poco Verónica suelta un silbido...traía un vestido negro que se ajustaba a su figura, y una chaqueta también negra...zapatos de taco alto, medias....se veía realmente favorecida con aquella ropa, y con el suave maquillaje. Olía a perfume caro y estaba vestida para matar. Sonia no podía ignorar la larga mirada de Verónica y preguntó:
- Bueno...¿cómo me veo?.
- Fabulosa, te ves fabulosa...
- Hace mucho que no salgo de noche, no quiero exagerar....
- No sé si exageras...pero te ves hermosísima.
- Bueno...me voy...ya sabes, cualquier cosa me llamas.
- Claro, claro....anda, ve a divertirte.
Se despidieron con un ligero beso en la mejilla, por un momento Verónica pensó en hacerse la tonta y besar los labios de Sonia, para probar que pasaba...pero no se atrevió. Sonia se fue, un poco desilusionada...esperaba que después de todo ese despliege Verónica reaccionara de otra manera...un ligero beso y no iría con Adela.
Sin embargo un rato después estaba esperando a Adela en el lobby del Plaza Fuerte. Como de costumbre Adela se hizo esperar un poco...para aparecer con un vestido azul que hacía resaltar lo rubio de su cabello y lo blanco de su piel, zapatos de tacón, maquillada mas que cuidadosamente...se veía aún mas femenina si eso era posible.
- Caramba...te ves... - empezó a decir Adela, se detuvo, se acercó al oído de Sonia para completar la frase antes de darle un beso en la mejilla a modo de saludo - como para comerte.
- Bueno...vamos...- respondió Sonia, sin responder al cumplido...quería salir del hotel. Adela la siguió, y el viaje hasta el bar fue algo silencioso.
El lugar era amplio, bien decorado, le gustó a Sonia...tomaron una de las coquetas mesitas, y se sorprendió de ver tantas mujeres dado que era relativamente temprano. También se percató de las numerosas miradas que se posaron sobre Adela cuando entraron al bar...seguramente se estarían preguntando si una mujer tan producidamente femenina sería en verdad lesbiana. Adela fue a buscar la bebida, y apareció con una botella de champagne francés y dos copas.
- ¿Estas loca?.
- No, no lo estoy....esto es lo que yo quería invitarte la primera vez que te vi....pero tú me saliste con cerveza, y a decir verdad...en aquella época no podía pagar esto, ahora sí... - llenó la copa de Sonia, luego la suya, y la levantó para brindar - Por el reencuentro.
- Por el reencuentro.
Adela bebió un sorbo de champagne y luego pasó suavemente la copa por el borde de la copa, en un gesto que Sonia conocía muy bien....ese gesto era una invitación a algo mas íntimo, mas sexual...sintió la mano de Adela tocar su pierna y deslizarse suavemente. Algunas parejas bailaban juntas en la pista, que estaba por demás oscura, así que Adela murmuró al oído de Sonia.
- Vamos a bailar.
- Sabes que soy torpe....
- Tengo esperanza que hayas mejorado - respondió Adela, poniéndose en pie y tendiendo la mano de Sonia, haciéndola sentir extraña...tomó la mano de Adela y fueron hasta la pista de baile...ni cuando eran pareja habían ido tomadas de la mano. Adela tomó el papel de hombre en el baile, enlazando la cintura de Sonia y atrayéndola hacia sí, tanto que sus senos quedaron pegados. Sonia pasó los brazos detrás de la nuca de Adela, sintiendo el roce de los cabellos rubios en su mejilla, el perfume caro de Adela se mezclaba con el suyo propio. El tema era sensual se prestaba para que Adela excusara sus movimientos y se pegara cada vez mas al cuerpo de Sonia, excitándola...de pronto Sonia sintió la lengua de Adela jugar con el lóbulo de su oreja, y un ligero mordisquito después, mientras las manos de la rubia bajaban peligrosamente cerca de sus glúteos...la situación la estaba poniendo realmente excitada...después de todo estaba con la mujer mas hermosa de todas las del bar, esa situación le provocaba un cierto sentimiento de pavo real...le gustabas estarse en cierto modo exhibiendo, dejándose seducir por la mujer que seguramente muchas de las otras deseaban.
- Hace mucho calo aquí..- murmuró. Adela le tomó la mano.
- Vamos tomar un poco mas de champagne entonces.
Regresaron al mesa y Adela llenó las copas otra vez, brindaron, las vaciaron y Adela se apresuró a volver a llenarlas. Deseaba tener sexo con Sonia esa noche, y no iba a permitir que se le escapara....cosa que hasta el momento Sonia no parecía tener intenciones de hacer. Se sentó muy junto a Sonia y deslizó de nuevo su mano por la pierna de la morocha, masajeando sin disimulo los muslos de Sonia...se miraron a los ojos...ambas ardían de deseo...pero Adela quería estirar ese momento.
- ¿Bailamos un rato más?.
- Claro - respondió Sonia. Conocía el juego de Adela, pero esa noche quería jugarlo. Fueron hasta la pista y de nuevo Adela la atrajo hacía sí por la cintura, apretándola en su pecho, colocando estratégicamente la cabeza en el hombro de Sonia. Bailaban pegadas, y Adela comenzó a dar pequeños besitos en el cuello de Sonia mientras se movía de modo que los senos de ambas se rozaran continuamente, ejerciendo su arma mas poderosa...la sensualidad. Adela mordió suavemente el lóbulo de la oreja de Sonia, continuando luego con los besos y un abrazo cada vez mas apretado, quedando tan pegadas que casi era imposible moverse para bailar. Ambas se estaban poniendo cada vez mas excitadas, tanto que podían sentir el intenso calor del cuerpo de la otra.
- ¿Qué te parece si vamos a mi hotel?....traje algo para ti desde Brasil y olvidé dártelo.
¿No iremos tan temprano? - preguntó Sonia, fingiendo inocencia...pero su voz denotaba que deseaba irse tanto como Adela. Salieron de bar y en poco tiempo llegaron al hotel de Adela...Sonia sintió cierto alivio de que la gente de recepción ni siquiera las miraran entrar, entregaron la llave a Adela con gesto mecánico, sin reparar en ella..
Sonia entró primero...mas bien, casi no entraba cuando sintió la puerta cerrarse, y el abrazo apasionado de Adela, que comenzó a besarle el cuello mientras la mantenía apretada contra su cuerpo, clavándole unos pezones duros como piedras en la espalda, dando rienda suela a su deseo sin mayores delicadezas. Sonia trató de darse vuelta pero no podía, atrapada como estaba...Adela siguio besándole el cuello y atrapó sus senos con las manos, masajeándolos con moderaba fuerza sobre la tela del vestido.
- Te dije que estabas como para comerte y es justo lo que haré...me pones loca Sonia con esta ropa, y lo sabes...
Sonia no respondía...en ese momento no quería ni podía pensar en nada mas que lo caliente que se sentía, y en que Adela estaba dispuesta a calmarla...no quería hacerse planteos moralistas sino tener sexo. Sintió las manos de Adela bajar el cierre del vestido que cayó al piso dejándola en ropa interior....segundos después Adela liberó sus senos, que se erguían orgullosos, hinchados por los masajes que habían recibido segundos antes. Adela besó su cuello, su espalda, y bajó hasta su trasero...se detuvo para bajar las medias, acompañando el descenso de la prenda con besos a lo largo de las largas piernas de Sonia...le quitó los zapatos....Sonia se excitaba aún mas al star de espaldas a Adela, sin poder ver lo que hacía...siendo desnudada de a poco...Adela subió por sus piernas lamiendo, para bajar luego el calzón...una vez que la desnudo por completo se puso frente a ella y prendió su boca a los senos de Sonia, alternando succiones con pequeños mordiscos, fingiendo que se los comería por completo, mientras con sus manos masajeaba los glúteos de Sonia, que comenzó a jadear, presa de una completa excitación.
- Te gusta ¿eh?....te volveré completamente loca esta noche... - dijo Adela, desvistiéndose tan rápidamente que en pocos segundos estuvo tan desnuda como Sonia, la tomó de la mano y prácticamente la tiró sobre la cama...era la primera vez que se portaban de ese modo casi salvaje. Sonia quedó tendida de espaldas, sintiendo la boca de Adela recorrer su cuerpo, ora con besos, ora con largos lametazos, parecía una leona saboreando a su presa...bajó hasta los muslos de Sonia, generosos, y los lamió...de pronto atrapó los labios vaginales de Sonia en una succión, como quién da un beso, para luego dejar que su lengua se hundiera dentro de la vagina de la morocha, cada vez mas profundamente, mas rápido y mas profundo, Sonia no fue capaz de resistir mucho sin tener el primer orgasmo de la noche...Adela no se inmuto por le hecho, sino que ahora se concentró en el clítoris de Sonia, logrando que se excitara de tal manera que los líquidos salían del interior de Sonia en ríos que al reflejar la escasa luz de la habitación parecían de plata, y se escurrían hasta el ano. Las delicadas caricias linguales del principio se fueron convirtiendo en auténticos masajes a medida que el clítoris de Sonia se ponía duro e hinchado...cuando Adela lo atrapó en su boca como si fuera a tragarlo el segundo orgasmo invadió el interior de Sonia, haciéndola gemir como pocas veces. Adela restregó su boca contra los muslos de Sonia, después pasó la nariz entre los labios vaginales de su amante, subió hasta el vientre metiendo la lengua dentro del ombligo de Sonia, logrando que el cansancio de los dos orgasmos se diluyera y Sonia se sintiera de nuevo llena de deseo. La boca de Sonia parecía la de una piraña, dispuesta a devorar todo lo que encontrar en su camino....se ensaño de nuevo con los senos de Sonia, que parecían a punto de estallar de tan tensos que se veían. La mano de Sonia intentó llegar al sexo de Adela, pero eta la detuvo...
- No...no me toques...quiero ser yo quien te monte...
Dentro del tumulto de sensaciones que atrapaban a Sonia una parte de su mente tomó nota de la palabra....si, eso estaba pasando..Adela se la estaba cogiendo, esa era la definición pero era tarde para volverse atrás. Adela puso su mano sobre el sexo caliente y palpitante de Sonia, que aún no parecía dar señales de agotar su energía.
- Creo que hace mucho tiempo que nadie te coge bien....eh....no es cierto - le decía Adela al oído, mientras con sus dedo índice y mayor frotaba rápidamente la vagina de Sonia, desde el fondo hacia el clítoris, apretándolo para luego volver hacia atrás...dejó que esos dos mismo dedos penetraran en el interior de la vagina, metiéndolos y sacándolos rápidamente....Sonia se vino de nuevo entre espasmos....Adela sacó sus dedos de dentro, y los lamió cuidadosamente, con un gesto totalmente libidinoso....consciente de su rol dominante en esa situación, se colocó Sobre Sonia de tal modo que su vagina quedó a la altura de la cara de la morocha...después de darle tanto placer estaba que hervía y sabía que en eso Sonia era generosa, jamás la había dejado con ganas mientras vivieron juntas. El primer contacto de la lengua de Sonia con su clítoris hizo que diera un gritito de gusto...la lengua de Sonia iba desde el clítoris hasta la zona entre el fin de la vagina y el año, lentamente...quería cansar a Adela, esa era la verdad...darse un tiempo para recuperarse....con las manos separó los labios vaginales de Adela y metió la lengua dentro, profundamente, la dejó allí unos segundos para luego moverla con rapidez...sintió el primer orgasmo de Adela...quitó la lengua y metió dos dedos dentro de la vagina mas que lubricada....como se perdieron dentro de la cavidad, los quitó y metió tres dedos, en una lenta penetración hasta que sintió que no podían ir mas adentro...Adela gemía y se retorcía sobre su cuerpo, pero Sonia no estaba dispuesta a tener piedad...comenzó a imitar un movimiento de barrenado dentro de la vagina de Adela, como si intentara meter toda la mano dentro...Adela no tardó en venirse en medio de grandes espasmos y gemidos de placer, empapando literalmente la mano de Sonia y parte de su pecho, donde estaba apoyada. Respirando agitada descansó solo unos minutos sobre el pecho de Sonia, para luego ponerse en pie e ir hasta una de sus maletas.
- Te dije que tenía un regalo...déjame traerlo, es adecuado el momento...
Regresó a la cama trayendo uno de esos "juguetes sexuales" que Sonia solo había visto por Internet...era uno de eso penes artificiales con doble punta de un extraño color azul brillante, medianamente grueso...la mirada de Adela era de pura lujuria mientras se lo mostraba...
- Lo compré para estrenar contigo...sé que aquí no son fáciles de encontrar....y además tú no comprarías uno.
- ¿Por qué no?.
- Porque eres un poco mojigata....aunque quizás estas evolucionando...estuviste fabulosa recién...¿qué dices?. ¿Jugamos un poco?.
- No usé nunca una de estas cosas....
- Tú tranquila...déjame a mí... - respondió Adela, mientras embadurnada ambas puntas del implemento con lubricante. Luego pasó una de sus piernas debajo de una de las piernas de Sonia, como si fueran a hacer una tijera...coloco una de las puntas en la entrada de su vagina, y la otra en la entrada de la vagina de Sonia, para luego empujar su cuerpo hacia el de Sonia, logrando con esto que el implemente penetraba a ambas simultáneamente...para Adela le sensación era conocida, pero Sonia se sentía totalmente llena por el grosor de ese juguete sexual...Adela empujaba cada vez mas rápido y pronto la sensación de llenura fue sustituída por un estado de franca excitación, así que Sonia comenzó a empujar también hacia el cuerpo de Adela, sintiendo el artefacto rozar su interior con fuerza....el orgasmo les llegó al mismo tiempo entre gemidos de gozo. Permanecieron unos minutos sobre sus espaldas, descansado, con aquello aún dentro de ellas...Adela se encargó de extraerlo con cuidado, primero de dentro de Sonia, y luego de su interior. Se quedo sentada en la cama mirandoa Sonia...sí, defnitivamente la mentadalida de Sonia había avanzado en el terreno sexual...unos años antes no hubiear aceptado usar ese aparato.
- ¿No crees que es buena idea tomar una ducha?..estoy totalmente transpirada...
- También yo.
- Vamos - ordenó Adela. Caminaron hasta la ducha, totalmente desnudas...Adela reguló la temperatura del agua y ambas se metieron bajo el chorro de agua...Adela enjabonó el cuerpo de Sonia, prestando especial atención a la zona entre los muslos, que estaba totalmente pegoteada a causa de la abundante secreción de jugos vaginales...luego le enjabonó la espalda, y se entretuvo en los glúteos, intentando meter uno de los dedos un poco mas allá del límite entre ambas nalgas ....fue Sonia quién la detuvo.
- Es mi turno - dijo Sonia, quitándole el jabón y comenzó a enjabonar el cuerpo de Adela...se detuvo en los senos, que hasta ese momento no había tenido oportunidad de acariciarlos, bajó por el vientre, enjabonó cuidadosamente el sexo de Adela, dejando luego que agua corriera en abundancia...luego se fue detrás de Adela, enjabonando la espalda, bajando hasta las piernas...besó los glúteos de Adela mientras enjabonaba las piernas, y la imitó, dejando deslizar uno de sus dedos entre el canal entre ambas nalgas...Adela no la detuvo, sino que levantó un poco mas la cola, como ofreciéndosela...Sonia llegó con su mano izquierda hasta la vagina de Adela, comenzado a masajear el clítoris, mientras con el dedo pulgar de su mano derecha masajeaba el ano de Adela, que gemía de gusto....en un momento dado empujó el dedo pulgar dentro del esfínter de Adela, que cedió en parte debido a la relajación provocada por el masaje previo, en parte por la abundante cantidad de jabón que había en la zona...Sonia continuó masajeando el clítoris hinchado con constancia mientras su dedo pulgar empujaba dentro del recto de Adela, cuyos gemidos eran la indicación mas clara para Sonia de que lejos de molestarle, le estaba dando mucho placer a la escultural rubia. Cuando el orgasmo le llegó a Adela apoyó las manos en la pared, porque sintió que sus piernas se aflojaban por un momento ...vaya que Sonia estaba sorprendiéndola. Se quedaron varios minutos bajo el agua, para quitarse totalmente la gran cantidad de jabón que tenían, y para relajarse totalmente. Se secaron cuidadosamente, y una vez en la habitación Sonia comenzó a vestirse, mientras Adela la miraba sentada en la cama.
- ¿Por qué no te quedas?...mañana no trabajas.
- Tengo que volver a casa - fue la lacónica respuesta de Sonia. Si bien reconocía que acababa de protagonizar uno de los mejores momentos sexuales que recordara, y se sentía satisfecha en ese plano, ya no le gustaba estar allí. La pregunta de Adela hizo que dejara de vestirse para mirarla.
- ¿Acaso tu prima te controla el horario de llegada?.
- Sabes que no permito que nadie me controle...no, ella no me controla - respondió. La pregunta de Adela estaba totalmente fuera de lugar, y la hizo sentir aún mas urgencia por salir rápidamente de esa habitación. Adela se puso de pie y le acarició el rostro, el único gesto cariñoso de esa noche entre ellas.
- ¿Estás enamorada?.
- ¿De qué hablas?.
- Vivimos juntas....sé que no tienes ninguna prima en este país al menos, porque tus padres eran inmigrantes, solos en este país...así que supongo que la mujer que vive en tu casa tiene algún tipo de relación contigo.
- Tienes razón, no es mi prima...es una amiga en apuros, necesitaba casa y por eso esta allá.
- Y estás enamorada de ella.
- No. Y en todo caso no es tu asunto.
- Es verdad, es verdad....no arruinemos una maravillosa noche de sexo con una discusión. Me encantó estar contigo...y la próxima mujer que viva contigo será sorprendida por una amante maravillosa y con muchos menos prejuicios que la Sonia que vivió conmigo...has progresado....será afortunada esa mujer.
- ¿Lo crees?.
- Lo creo...anda, vete ya...se nota que no quieres estar aquí. Ah...mañana regreso a Brasil, me adelantaron la fecha de regreso. Gracias por compartir esta noche conmigo Sonia...sabes...así me hubiera gustado pasar la última noche que vivimos juntas...creo que ahora sí terminamos bien nuestra historia.
Se dieron un casto beso en la mejilla, totalmente contradictorio con la salvaje sesión amorosa que habían protagonizado un rato antes. Adela prometió escribir y Sonia fingió que le creía...pero bien sabía que aquello había sido una despedida definitiva.


* * *

Casi pasaba el mediodía cuando Sonia despertó. Se desperezó en la cama, se estiró y al fin se puso en pie, y sin sacarse el pijama fue hasta la cocina. Preparó café, sirvió dos jarras y fue hasta el cuarto de Verónica, que dormía también. Puso los recipientes sobre la mesa de la computadora, se sentó en la cama y observó a Verónica...¿estaba enamorada de esa muchacha?. Quizás sí y no era capaz de reconocer el sentimiento...acarició el cabello de Verónica, quién abrió los ojos de pronto...Sonia no dejó de acariciar el cabello, sino que dejó la mano sobre la mejilla de Verónica y dijo:
- Buenos días.
- Buenos días...¿qué hora es?.
- Pasado el mediodía...creo que nos dormimos ambas.
- Sí - respondió Verónica...se había desvelado esperando el regreso de Sonia...la había visto pasar a su cuarto, con el cabello mojado, casi a la madrugada...y por primera vez desde lo de Pía había sentido unos celos feroces, imaginando que Sonia venía de tener sexo con alguna persona. Y despertaba al sentir que Sonia acariciaba su cabello, no entendía que estaba pasando. Sonia bajó un poco la sábana y vio que Verónica traía la camiseta con la lambda bordada, y preguntó:
- ¿Sabes que significa este símbolo?.
Las cosas empezaron a tomar forma en la mente de Verónica y el corazón le dio un salto...era su oportunidad, así que tomó la mano de Sonia y la puso sobre el símbolo..es decir, casi sobre su seno izquierdo y respondió:
- Sí, lo sé...espero que los videos y los libros de tu biblioteca signifiquen lo mismo.
- ¿Qué sospechas? - preguntó Sonia, acercando su rostro al de Verónica...tanto que con solo levantar un poco la cabeza Verónica pudo besarla en los labios...se separaron un poco, lo suficiente para verse a los ojos, y continuaron besándose, mas profundamente esta vez, mientras la mano de Sonia acariciaba el seno de Verónica sobre la camiseta...sintió las manos de la muchacha en su nuca, atrayéndola para hacer mas profundo el beso, la lengua inquieta recorrer el interior de su boca...los cuerpos se fueron acercando hasta estar pegados. Aquello era mucho mejor que estar con Adela.
- ¿Desde cuando?. - preguntó Sonia, con la nariz pegada a la de Verónica, la mirada de una hundiéndose en la mirada de la otra...
- Desde los 15 ¿y vos?.
- Uy, no fui tan precoz....desde los 23....
Volvieron a besarse, mas bien Sonia tomó la iniciativa, hasta ahora se había dejado besar por Verónica...si algo le habían dicho sus novias anteriores era que besaba muy bien, y Verónica pudo comprobarlo...se estaba poniendo como un horno con solo besar a Sonia, y con las suaves caricias en su cuerpo. Estuvieron unos cuantos minutos besándose, los besos subían en pasión...se detuieron y comprobaron que ambas estaban ruborizadas y se rieron.
- Parecemos adolescentes...
- ¿No te gusta sentirte adolescente?.
- Sí - respondió Sonia con toda sinceridad. Le gustaba sentir esas mariposas en el estómago, y esa tensión sexual, tan diferente al deseo casi animal de la noche anterior.
- Tengo que ir al baño...
- Uy, también yo...
Dejó que Verónica fuera primero. Por el tiempo que tardó supuso que se estaba higienizando, y la sola idea la excitó muchísimo, recordando la sesión de rasurado del día anterior. Cuando el baño quedó libre se apuró en hacer sus necesidades, higienizarse concienzudamente, lavarse los dientes y regresar con Verónica...que estaba de nuevo en la cama...pero sin cubrirse, es decir...solo traía puesta la camiseta y no se había tapado.
- ¿No vas a levantarte?.
- Ah....¿es que quieres que me levante?. ¿Ya no quieres besarme?. - preguntó Verónica, que después de la sesión de besos la verdad es que tenía muchas ganas de algo más. Sonia sonrió, brillándole los ojos negros...vaya invitación. Se sentó en el borde de la cama, Verónica la abrazó y las bocas se unieron nuevamente...las manos de Sonia se perdieron bajo la camiseta, hasta llegar a los senos...donde descubrió que Verónica no traía soutien...se separó para verla con una mirada interrogante, que Verónica respondió con otro apasionado beso, mientras desprendía los botones del pijama...Sonia tampoco traía interiores, solía dormir solo con el pijama puesto. La boca de Verónica atrapó delicadamente uno de los senos, y su lengua jugueteo con el pezón hasta ponerlo duro...luego cambió de seno y repitió la operación con el otro, delicadamente...Sonia suspiró de placer, le gustaba esa forma delicada de excitarla..
- Ah, pero no es justo....vamos a quitar esto - dijo Sonia, tirando de la camiseta. Verónica levantó los brazos y Sonia la quitó...llevándose otra sorpresa. La quitar la camiseta la muchacha quedó totalmente desnuda, no traía calzón puesto.
- ¿Planeabas seducirme? - preguntó, besando el cuello de Verónica después de apartar el cabello castaño...las manos de Verónica jugaban con sus senos.
- Hmmm...realmente no, fue por puro vaga que no me puse los interiores....
- No te creo - dijo Sonia, mientras continuaba besando la curva entre los senos de Verónica para luego lamer los pezones, que ya estaban comenzando a levantarse y ante la delicada caricia se pusieron como piedra. Sonia se entretuvo un buen rato con los senos de Verónica, quién sentía que su vagina empezaba a hervir de deseo, pero no quería apurar el trabajo de Sonia...cuando sintió que la boca de Sonia descendía hacia abajo suspiró de gusto. Sonia miró de nuevo el sexo depilado que tan nerviosa la pusiera el día anterior y casi le saludó con aquel beso que depositó sobre la vagina de Verónica.
- Sonia.....
- Hmmggg - dijo Sonia, que ya estaba saboreando los muslos de Verónica, muy cerca de los labios vaginales, sintiendo como el aroma de mujer excitada llenaba sus fosas nasales, haciendo que se excitara aún más.
- No es justo que tú me estés conociendo primero...creo que sería mejor hacerlo al mismo tiempo...
Sonia dejó de lamer, para mirara a Verónica, sin comprender la idea...un simple gesto que Verónica hizo con las manos le hizo entender...sonriendo con una mezcla de picardía y lujuria, se quitó el pantalón del pijama, quedando desnuda frente a Verónica, que lanzó un corto silbido de admiración.
- No sabia que silbabas...
- Y hago cosas aún mas interesantes con mi boca...anda, ven...- dijo Verónica, urgida por el deseo. Sonia se puso en posición inversa sobre el cuerpo de Verónica, y pronto sintió la lengua de la chica curiosear sobre su clítoris. Volvió a mirar el sexo depilado de Verónica, y posó su lengua sobre el clítoris, bajó entre los labios vaginales, recreándose en el trabajo, saboreando las secreciones de la muchacha. Dar y recibir placer la estaba poniendo super excitada, la lengua de Verónica entraba profundamente dentro de su sexo, provocando una abundancia de secreciones que Verónica contemplaba con deleite, dividida entre el tratar de gozar y brindarle placer a Sonia. El primer orgasmo le llegó a Verónica, y poco después Sonia la siguió...sin embargo no se calmaron. Continuaron el trabajo oral, esta vez con mas fuerza, lamiendo rápidamente...hasta que un segundo orgasmo les llegó a ambas al mismo tiempo. Con cuidado de no golpear la pierna lastimada de Verónica, Sonia cambió de posición para volver a besarla en los labios, cosa que le estaba gustando demasiado. Las manos de Verónica acariciaban suavemente el cuerpo de Sonia, quién correspondía del mismo modo, explorando el cuerpo de Verónica....en el aire había una mezcla de aromas extraña y atrayente. Sonia se sentía mas que satisfecha...se sentía plena. Lo que estaban haciendo con Verónica no era tener sexo...era hacer el amor.
- Sonia...
- ¿Hmmmmm?...
- ¿Por qué no te pones encima de mí?.... me gusta sentir tu piel totalmente.
- ¿No te dolerá la pierna?.
- Hay que darnos maña abogada...recárgate sobre este lado, que la pierna esta sana.
Sonia siguió las indicaciones de Verónica...al acomodarse su sexo quedó sobre el muslo de Verónica, que la miró pícaramente y empezó a mover su pierna, de modo de restregar el muslo en el sexo de Sonia...
- ¡Ah sí! - dijo Sonia, accediendo a la invitación de Verónica y moviendo la caderas para acompañar el movimiento...no sin antes poner su mano sobre el sexo de Verónica para frotarlo a su vez...ambas empezaron a suspirar profundamente, sintiendo la excitación hacer presa de sus entrañas nuevamente...Sonia insinuó dod de sus dedos en la entrada de la vagina de Verónica, quién empujó su cuerpo para que entraran al tiempo que levantó un poco la pierna para aumentar la presión en el sexo de Sonia...quién penetraba a Verónica con esos dos dedos, mientras seguía frotándose en el muslo de la muchacha...ambas sentían la tensión que precede al orgasmo aumentar en su interior, esa tensión se mantuvo por varios segundos haciendo que gimieran, deseando que ya terminara....hasta que estalló en un violento orgasmo para ambas, un orgasmo que las conmovió profundamente hasta dejarlas casi sin aliento y con los corazones golpeando violentamente en el pecho...Sonia retiró sus dedos y se recostó sobre el cuerpo de verónica, quién la rodeo con sus brazos en un gesto por demás tierno, y le besó suavemente el cabello. Descansaron por varios minutos sin hablar, simplemente sintiendóse satisfechas y felices de estar una en brazos de la otra....era domingo, no había apuro para ir a otro lugar, ni por levantarse, no querían hacerlo. En ese momento solo les importaba estar en esa cama, abrazadas, sintiéndose plenas en el campo sexual y en el sentimental.


* * *

Cuando le quitaron el yeso Verónica tuvo que contener sus deseo de dar una rápida carrera dentro del cuarto de hospital...al fin era libre no solo del yeso, sino de los bastones. Sonia la miraba, con un gesto de dulzura que no podía esconder. Le dieron las gracias a los doctores y regresaron al apartamento. Apenas cerraron la puerta se abrazaron y Verónica dijo:
- Cuando me dijeron que eran seis semanas de yeso pense que serían las seis peores semanas de mi vida....sin poder caminar, sin salir a la calle...y a la postre resultaron las mejores que he vivido...Sonia Laurenti, te amo tanto...
- ¿Estas muy segura de eso? - preguntó Sonia, mientras acariciaba la nariz de Verónica con la suya, como si fueran esquimales...en esas semanas había descubierto que le encantaban esas caricias quizás un poco tontas....pero Verónica la incentivaba diciendo que le resultaban excitantes.
- Competa y absolutamente segura
- Entonces...¿estarías dispuesta a ser mi esposa?.
- ¿De que hablas exactamente, Laurenti?.
- Hablo de que no regreses a la pensión, sino que te quedes a vivir aquí...hablo de que ya no duermas en el cuarto de la computadora, sino que compartas mi habitación...mas bien que duermas en la que pretendo convertir en nuestra cama. Te ofrecería matrimonio legal si pudiera...pero como eso no existe te ofrezco lo poco que tengo...todo mi amor y mi profundo deseo de intentar una convivencia...¿te arriesgas?.
La respuesta de Verónica fue uno de esos dulces eso que hacían que Sonia sintiera que sus piernas se aflojaban y su corazón saltara desbocado en el pecho. Se miraron, acariciándose el rostro y el cabello...encantadas de haberse encontrado.
- ¿Tendré el honor de conocer tu habitación?.
Durante esas semanas había compartido la cama de la habitación pequeña...Sonia no había invitado a Verónica a su habitación, mas por descuido que por no desear que Verónica viera el cuarto.
- No sólo eso...te quedarás ahí para siempre porque pienso secuestrarte..y te advierto que no permitiré que te divorcies de mí jamás.
- Ay Sonia...cómo te amo...
- También yo...Ahora vamos a la pensión a traer todo lo que te quedó allá, así te instalas aquí...pero antes déjame ir hasta el cuarto a buscar un poco de dinero.
Le dio un beso ligero en los labios y entró a su habitación. Miró la cama de plaza y media...definitivamente, ese era el lugar que Verónica merecía en su apartamento y en su vida. Abrió el cajón de la mesita de noche y sacó el portaretratos con la foto de Adela y ella que durante tanto tiempo había estado sobre la mesita de noche...miró por última vez la foto, abrió la ventana del cuarto y tiró el portaretratos hacia abajo. Regresó a la sala con una radiante sonrisa en los labios y dijo:
- Vamos Verónica...ahora sí estoy lista para una nueva vida.

9 comentarios:

Relatos dijo...

Estimados, he intentado comunicarme con ustedes por e-mail sin obtener respuesta.
Me gustaría que, tal como lo declaran en vuestro blog, den la autoría correspondiente a este relato, que es mía, y que ustedes han extraído entero de www.relatoslesbicos.homestead.com
Muchas gracias.

Anónimo dijo...

ola hermoso relato m podria pasar el correo de la autora de este hecho? porfavor necesiito platicar con ella xfavor°! simplemente maravilloso

LORENA LILIANA BARRIONUEVO dijo...

ELEIDO MUCHAS HISTORIAS YA QUE ME GUSTA LA LETRA TANTO PARA LEERLA COMO ESCRIBIRLA,PERO ESTA ME FACINA YA QUE LOS TIEMPOS Y HABLAS ESTAN MUY BIEN DETALLADOS,GRACIAS POR COMPARTIR TAN ENCANTO--

Anónimo dijo...

hola me gustaria hablar con la persona que escribio me gusto mucho como lo expreso mi red social es adriana triguero facebook

Anónimo dijo...

hola me gustaria hablar con la persona que escribio me gusto mucho como lo expreso mi red social es adriana triguero facebook

Anónimo dijo...

hola me gustaria hablar con la persona que escribio me gusto mucho como lo expreso mi red social es adriana triguero facebook

Anónimo dijo...

Maravilloso relato, empece a leerlo y no pude parar hasta que llegue al final

Anónimo dijo...

Hermosa historia, mil felicidades por su dicha y por que por un casual accidente encontraron su alma gemela ambas saludos

Anónimo dijo...

Muy bueno me fascino el relato